El 2020 fue un año de grandes cambios y retos para los diversos sectores económicos en Colombia. Uno de los sectores que presentó un comportamiento muy interesante en diferentes momentos del año, fue el de la construcción.

De acuerdo con el Presidente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Díaz, en el momento en que arrancó la pandemia, hubo una incertidumbre muy alta sobre el futuro que deparaba el 2020 en materia de proyecciones de ventas del sector. Sin embargo, existieron algunos factores que dieron un giro importante al cierre del año, marcando cifras record en ventas de vivienda.

Lea también: Los hogares bogotanos invierten 20.2 millones de pesos en acabados de su vivienda nueva.

Subsidios y tasas de interés

Por un lado, se encuentran las ayudas del gobierno respecto a subsidios, las cuales han generado un gran interés por parte de los compradores en todos los segmentos económicos (especialmente de vivienda VIS y hasta los $450 millones).

Así mismo, el sector se ha dinamizado “de la mano con unas tasas de interés muy bajas que se esperan para el próximo año a nivel de crédito hipotecario, que llevarán a los bancos de primer piso a que 2021 tenga tasas de alrededor de 7% y 8 % EA, para los créditos a largo plazo, tasas muy competitivas para que los compradores puedan adquirir vivienda nueva”, señala Díaz.

Adicionalmente, el presidente del Grupo Oikos afirma que todo lo anterior, se junta con que desde 2017 el sector venía en un proceso de congelación de precios, lo cual hace que las ventas del último semestre del 2020 hayan sido record en muchos de los segmentos de vivienda, y se está viendo que para 2021 continuará igual.

Nuevas formas de vida, también incentivaron a la construcción

La pandemia generó que se detuvieran muchas actividades del diario vivir de la gente, entre estas, los viajes, los paseos, el consumo diario, la ropa, los colegios, entre otros. “Todo esto generó que quienes no tuvieron problema con los temas laborales y pudieron seguir con trabajos estables, se dieron cuenta que tenían algunos excedentes en sus ingresos mensuales que le permitían un ahorro mayor”, afirma Díaz.

Estos ahorros pueden representar al mes, entre $200 mil y $300 mil (para estratos 1 y 2), y entre 2.5 y 3 millones (para estratos 5 y 6). Estos excedentes y ahorros, se han podido usar para temas de inversión. “Nos hemos dado cuenta que la inversión que más acogida ha tenido es la inversión inmobiliaria, por la seguridad a largo plazo”.

¿Cómo fue el 2020 para el Grupo Oikos?

Hacia mes de junio, se empezaron a evidenciar resultados muy positivos en ventas, inclusive llegando a records históricos en los diferentes segmentos de vivienda.

Según el presidente del Grupo, en proyectos a las afueras de Bogotá, en casas de campo, las ventas se dispararon más del 200% con la pandemia. “De alguna manera, viendo que el mundo laboral virtual es una realidad, se abre un campo muy interesante para todos quienes quieren trabajar fuera de Bogotá”, señala.

La incidencia del dólar en el sector

El sector constructor es muy sensible a la situación del dólar. Según Díaz, hacia mediados del año, el aumento del dólar tuvo un difícil comportamiento, especialmente para la adquisición de materiales como el hierro y otros productos y acabados que son importados, como: equipos, plantas y bombas

“Hacia el final del año, estamos viendo un dólar que se regulariza hacia los $3.400. Lamentablemente vemos que cuando el dólar sube, algunos productos tienen una escalada en precios importante; pero cuando el dólar rebota hacia la baja, estos productos no generan la misma reacción, sino que se quedan en precios altos”, asegura Díaz.

Por ello, el Presidente del grupo destaca que sería importante que de alguna forma la Superintendencia revisara algunos de estos productos en cuestión, en especial el hierro, “con el cual vemos un comportamiento anormal y, que al haber pocos competidores en el mercado, se puede estar generando un manejo que la Superintendencia debe estar vigilando”.