fachadaventilada

Para cumplir con los requerimientos y retos de las construcciones actuales, son cada vez más los arquitectos, constructores o especificadores de proyectos quienes recurren a las fachadas ventiladas como la solución de vanguardia a cada una de sus necesidades.

Una fachada ventilada tiene diferentes ventajas técnicas, entre las que están que el sistema usado permite trabajar con materiales de alta calidad, resistencia y menor peso. Una de las ventajas del sistema de fachadas ventiladas es que resulta más simple de mantener que una fachada tradicional. No hay que limpiarla con una alta frecuencia, pues los acabados repelen la contaminación y la suciedad no se adhiere tan fácilmente. Incluso, con el agua de la lluvia se hace un proceso de auto limpieza, resalta Agustín Aylagas, Presidente del Grupo Attmosféras.

Entre los beneficios ecológicos se destaca el confort climático y sonoro que crea la cámara entre la construcción y la fachada. Con la circulación del aire se logra un control de temperatura al interior del edificio acercando el ambiente a lo ideal, sin importar que haga calor o frío en el exterior. Mientras el beneficio auditivo va ligado a que la fachada ventilada genera un aislamiento acústico en el que hay una barrera doble entre las personas y el ruido del exterior, generando una mayor comodidad y menos contaminación auditiva.

Esta solución definitivamente apunta a lo sostenible. En Colombia muchas empresas están buscando la certificación LEED, que permite, al mostrar que la compañía apoya las edificaciones sostenibles, acceder a beneficios tributarios, agrega Agustín Aylagas.

Adicionalmente, sin importar si lo que se quiere es hacer un edificio nuevo o actualizar una vieja estructura, las fachadas ventiladas permiten la innovación en diseño, ya sea en una fachada de ladrillo o pintada. Attmosféras ofrece un portafolio de última generación en acabados; un portafolio que incluye lo más exclusivo en porcelánicos y con el que también se pueden lograr apariencias en madera, vidrio, o cualquier otro diseño que el arquitecto y cliente quiera soñar, además la tendencia se inclina a formatos mucho más grandes, lo que se traduce también en una mayor ahorro en términos de tiempo y economía.