El Ingeniero Residente es el Representante Técnico del Ejecutor de la obra (Contratista). Debe ser un Profesional de la Ingeniería (o Arquitectura), con los conocimientos técnicos necesarios para velar por la adecuada ejecución de la obra de acuerdo con los planos del proyecto, las normas técnicas de construcción, la planificación estipulada y las condiciones acordadas legalmente con el contratante de la obra.

En ocasiones, el Ingeniero Residente se puede ocupar de las actividades de planificación preliminar de la obra y la fase de licitación para conocer el objetivo general y las condiciones técnico-económicas de la obra. Esto depende de las condiciones contractuales entre el contratista y el ingeniero residente.

En términos generales, este profesional es la combinación entre un Gerente de Obra, un Ingeniero Inspector, un encargado de seguridad y Jefe de Obra, entre otras ocupaciones. Por eso, es importante al momento de delegar este cargo tener en cuenta la experiencia de la persona, ya que debe tener la capacidad de diferenciar las prioridades de una obra y resolver en tiempo récord y de la mejor manera posible cualquier inconveniente que se pueda presentar con el proyecto.

Además, debe tener la capacidad de liderazgo y autoridad para asegurar que se cumplan con las condiciones de seguridad, calidad de materiales, de ejecución y tiempos propuestos en la planificación. Si no se cuenta con el personal o los elementos técnicos para desarrollar el proyecto, debe informar a sus jefes sobre las necesidades que tienen cada una de las áreas específicas.

Dentro de las funciones que tiene que desempeñar un Ingeniero Residente están:

Área administrativa de la obra: Debe manejar administración financiera, leyes, la interrelación con las personas, entre otros.

La principal preocupación del Ingeniero Residente, actuando como Gerente de la Obra, es garantizar que las fechas estipuladas en la planificación de la obra se cumplan según lo previsto. Sin embargo, muchas veces se presentan imprevistos que retrasan un poco la obra, pero que se deben manejar con cuidado para no perder rentabilidad.

Esto va de la mano con el manejo del personal, la adecuada selección del trabajador para que realice determinada tarea. También, la dirección de las relaciones personales entre los trabajadores y sus condiciones de higiene y seguridad. Si se cumplen con estos parámetros, se reducen los problemas dentro de la obra y todo funciona con eficiencia y eficacia.

Por otro lado, toda obra debe contar con los depósitos o almacenes para guardar los materiales y equipos necesarios para cumplir con la realización del proyecto. Ya que las fallas en solicitud de materiales, retrasos en los tiempos de entrega, la escasez de insumos, el inadecuado almacenamiento de materiales, el daño o extravío de equipos o materiales, pueden causarle un dolor de cabeza al Ingeniero Residente. Por lo que debe estar pendiente de todo ello.

-Conocer los alcances del contrato de obra: Un Ingeniero Residente debe guardar los documentos requeridos durante la ejecución de una obra como planos, actas, memorias, comunicaciones, etc. Asegurándose que en todo momento la obra cuente con los permisos necesarios solicitados.

-Cumplir con el trámite, control, facturación y seguimiento de la obra: Todo ello teniendo en cuenta el flujo de caja prevista por el contratista en la planificación.

-Actualizar la Planificación de la obra: Deben informar a tiempo el requerimiento de material, equipos y personal, retrasos en la ejecución, gastos no previstos, pagos a subcontratistas y personal, entre otros.

-Supervisar la realización de los planos de construcción: De esta manera se detalla si existe alguna inconsistencia y con ello un fallo en el presupuesto.

-Supervisar la calidad de los materiales y equipos: El Ingeniero Residente deben asegurarse del adecuado almacenamiento y control del uso de los equipos y materiales de la obra. En el caso de que el material o equipo no sea idóneo para los trabajos a realizar, se deben rechazar.

Teniendo en cuenta lo anterior, este cargo en una construcción no debe ser elegido al azar o brindado a personas sin experiencia, ya que tiene en sus manos bastante responsabilidades no solo por el manejo de dinero, sino también de personal y en el área legal.

Esto téngalo en cuenta a la hora de contratar a su personal, ya que si no elige a la persona idónea que le colabore en la realización de sus proyectos y le brinde la mayor rentabilidad a su negocio, lo puede llevar a la quiebra, a perder mucho dinero e incluso la confianza de los clientes en su compañía.

Información tomada de: ingenieriacivil.tutorialesaldia.com