mevic
imagen de archivo

Revista En Obra conversó con el arquitecto Gustavo Medina Martínez,Gerente de Mevic S.A acerca de la decisión que tomó el Consejo de Estado de suspender provisionalmente el Decreto 364 de la alcaldía de Gustavo Petro que modificó el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) en Bogotá. El arquitecto habló del POT antiguo y sus posibles modificaciones, los costos que ha tenido que sopesar el sector y las licitaciones recientes.

Revista En Obra: ¿Al regresar el POT antiguo, este tendría modificaciones ¿Cuándo

Gustavo Medina Martínez: A partir de la suspensión del decreto 364 (Mepot) y suponiendo que quede en firme, yo creo que no sería probable que el Decreto 190 (POT) sufriera modificaciones en el corto plazo, si bien su revisión y modificación es mandatoria, depende de que se despeje el horizonte político en la alcaldía mayor, así el tiempo es un factor importante y la decisión de iniciar desde cero o retomar las bases del MEPOT también influirá en el tiempo que resulte necesario para tramitar reformas al mismo.

E.O:¿ Cuánto le han costado al sector los cambios del POT

G.M.M: Para el sector promotor constructor y en especial a los inversionistas, las empresas etc, los costos son incalculables por varias razones generadas por la incertidumbre jurídica sobre la norma urbana que rige la ciudad. Las decisiones de inversión no tienen como sustentarse, los propietarios de suelo no pueden comercializar sus predios con base en un potencial de desarrollo claro, muchos proyectos pierden lo invertido en diseños y estudios previos puesto que se realizan con la norma que estaba vigente y como no se han radicado para solicitud de licencia este trabajo hay que volverlo a hacer a la luz de la norma vigente en el momento de la radicación, adicionalmente ni siquiera los curadores tienen claro sobre el camino a seguir dilatándose más aún todos los trámites.

E.O: ¿Qué pasará con las licencias hechas a través del POT de Petro

G.M.M.: Aunque no es nuestro campo el tema de la contratación pública, creo que los procesos licitatorios que se hayan desarrollado sobre licencias aprobadas no deberían tener inconveniente si esta licencia está en firme y podrían seguir adelante, al menos jurídicamente es lo que se espera para no generar más incertidumbre basándose en principios de legalidad y buena fe. Sin embargo los procesos que se encontraban adelantando con estudios y diseños que no hayan obtenido licencia en debida forma tendrían que replantearse.

img pdf