Uno de los mercados que se está moviendo mucho últimamente es el de las remodelaciones ya que muchas obras de construcción están frenadas por diferentes cuestiones, entre ellas, las elecciones presidenciales.

Sin embargo, es importante que como constructor le haga saber a sus clientes que para las remodelaciones de edificios se debe tener en cuenta aspectos como el jurídico, técnico y económico.

La modernización, por ejemplo de un edificio que ya lleva más de quince años de construido por uno inteligente conlleva diferentes procesos. Primero establecer que hay que hacer un cambio de ascensor, puertas automáticas y un remplazo de vigilancia por cámaras de seguridad. Esto implica unos costos que deben ser muy claros para el cliente.

En cuanto al aspecto jurídico, es necesario consultar las previsiones del reglamento de propiedad horizontal con el fin de conocer los requisitos necesarios para la aprobación de los cambios y las adecuaciones que van a tener un costo de aproximadamente el 70% de los coeficientes de copropiedad.

En cuanto a lo técnico, es fundamental explicarle a las personas que los estudios antes de la construcción son muy necesarios y que deben ser realizados por expertos. Ellos establecerán la viabilidad del proyecto, la forma de intervención y si requiere de alguna licencia urbanística.

¿Qué otra norma debe tener en cuenta?

Las normas que regulan el transporte vertical vertical (Decreto 1077 del 2005. Norma Técnica Colombiana 4349)

En Bogotá, el Instituto Distrital de Gestión de Riesgo (IDIGER) es el encargado de determinar que se hayan hecho las revisiones anuales que ordenan las normas e informar a las autoridades policivas de su eventual incumplimiento, para que se impongan las medidas pertinentes.

Información tomada de: El Tiempo

También le puede interesar: Tendencias en acabados arquitectónicos)