casasubsidio

Aspectos como utilizar los recursos de cuentas AFC (Ahorro y Fomento a la Construcción), solamente para la compra de vivienda y el aumento del IVA del 10 al 16 por ciento en los hoteles, podrían impactar de manera signifitiva al sector.

El modelo tributario con el que se la juega el Gobierno modifica las reglas para las personas naturales y jurídicas, principalmente en los impuestos de renta, ganancias ocasionales, IVA e impuesto al consumo.

Las empresas serán las grandes ganadoras y las responsables de generar empleo, mientras que la mayor carga recaerá sobre los asalariados y trabajadores independientes que ganen más de $3.3 millones que según el gobierno no hacen parte de la clase media. Se crean el Impuesto Mínimo Alternativo Nacional (IMAN) y el Impuesto Mínimo Alternativo Simple (IMAS), que establecen un sistema alterno de determinación del impuesto a pagar.

Subsidio para vivienda

Camilo Caycedo de Tributarista Pinilla, González & Prieto Abogados, advierte que El Gobierno se equivoca porque asimila los ricos a la clase media rentistas de capital, empleados y trabajadores independientes-, en los que se concentran las medidas fiscales. La reforma no toca a quienes tienen verdadera capacidad. Un ejemplo es que se imposibilita la utilización de recursos en cuentas AFC (Ahorro y Fomento a la Construcción) para algo distinto a adquisición de vivienda. Esas personas que pensaban remodelar o ampliar sus hogares no lo podrán hacer, así es que buscarán crédito y quienes lo hacen son los de menores recursos y la clase media. A esto súmele la reforma de modernización tributaria que adelanta la ciudad de Bogotá.

Hoteles, posible alza del IVA

La reforma podría incrementar el IVA de hoteles, clubes sociales y el arrendamiento de inmuebles diferentes a vivienda, pasando de un 10 por ciento a un 16 por ciento, que en el caso puntual del gremio hotelero y en palabras de José Bernardo Bayona, presidente de Cotelco Bogotá, pone en riesgo la competitividad del sector.

Debido a que los hoteles corporativos pueden asumir el incremento, pues el IVA que cobran es deducido por las empresas que envían a sus trabajadores a cumplir con labores propias de la compañía, pero para los pequeños hoteles que reciben en su mayoría a viajeros, familias o personas en plan de descanso, deberán incrementar sus tarifas porque tendrán que cobrar el impuesto.