*Por Carlos Rodríguez

Todos los edificios son aptos para convertirse en una construcción ecológica, solo se necesitan las manos para hacerlo, así que ¡empecemos!”, con este llamado a poner manos a la obra para generar más construcciones verdes, cerró Gautami Palanki, directora de la organización Arc Skoru, su conferencia “Sostenibilidad y el poder del big data”, en el marco de ConstruVerde 2018, Foro Internacional & Expo de Diseño y Construcción Sostenible.

El evento, llevado a cabo en Bogotá el pasado 3 y 4 de octubre en El Cubo de Colsubsidio, reunió una agenda académica con referentes y líderes nacionales e internacionales en materia de sostenibilidad.

Durante la ceremonia de apertura, Cristina Gamboa, directora ejecutiva del CCCS ratificó el compromiso de la organización en asegurar, con mejores prácticas de urbanismo y los sellos de certificación verde, oportunidades para la evolución de la industria de la construcción hacia la sostenibilidad integral.

De igual manera, Rick Fedrizzi presidente y director ejecutivo del Instituto Internacional de Construcción WELL (IWBI, por la sigla en inglés), expresó “no debemos olvidar que el movimiento de construcciones verdes, más que generar una transformación en el mercado inmobiliario, motiva una transformación en el estilo de vida de los seres humanos”.

La conferencia de Palanki tuvo como base el propósito primordial de la organización que preside: conseguir que cada vez existan más personas con una mejor calidad de vida y conectados a un entorno sostenible. “Con el objetivo de generar una solución de alcance global pensamos que deberíamos construir algo a partir de un lenguaje común: los datos; y estos podríamos obtenerlos mediante la recopilación de información en todo el mundo”, manifestó la directora de al organización.

De esta forma, Arc Skoru desarrolló una plataforma que permite medir el desempeño en materia de sostenibilidad de cualquier proyecto, desde un edificio o un complejo comercial hasta una ciudad.

El sistema de Arc recopila datos e información de estándares, sistemas de calificación, protocolos y directrices a nivel global, y los incorpora en una plataforma que genera una métrica de rendimiento bajo la cual son evaluados los proyectos. Para obtener la calificación, los usuarios deben ingresar los datos de la edificación, que de acuerdo con Palanki, en la mayoría de los casos está a la mano. De forma inmediata, la plataforma analiza esta información y genera una calificación que va de 1 a 100 (siendo 100 la mejor) en cinco áreas: energía, agua, residuos, transporte y experiencia humana.

De este modo, por ejemplo, en el ítem de energía, un edificio de oficinas identificó ineficiencias en el uso del sistema de aire acondicionado, pues aunque el sistema se desconectaba de forma automática durante la noche, permanecía encendido durante lapsos de tiempo antes de la llegada de los usuarios y después de la salida de los empleados.

 

También le puede interesar: 5 factores que le faltan a Colombia para tener ciudades inteligentes

 

Medidas como la optimización de los sistemas de refrigeración y aire acondicionados son posibles gracias a la analítica de pares que promueve la plataforma, gracias a que el sistema contaba con un registro de la misma problemática en otros proyectos y de las soluciones que fueron implementadas de forma exitosa en otras partes del mundo.

En algunos casos el uso de la plataforma es llevado hasta la analítica personalizada, es decir, donde se estudia la información obtenida con el último eslabón del sistema (las personas), para indagar en dónde radica el problema e implementar una solución. La directora de la organización Arc Skoru, expuso un ejemplo en el que, en materia de experiencia humana, una compañía identificó que requería menos estacionamientos de vehículos pero más lugares para parqueo de bicicletas, pues un gran número de empleados se movilizaban de este modo.

“Este tipo de acciones, que benefician el estilo de vida de las personas, solo se consiguen si existe un diálogo entre las partes, en este caso entre los gerentes de la empresa, quienes reciben el informe de sostenibilidad, y los usuarios de las instalaciones”, recordó Palanki.

La plataforma de Arc tiene como objetivo permitir a cualquier proyecto identificar factores y acciones para mejorar en distintas áreas y así obtener el nivel de certificación que se desea en materia de sostenibilidad. Sin embargo, la esencia de la organización es promover el diálogo y la ejecución de medidas ecológicas que mejoren la calidad de vida de las personas, por esta razón “necesitamos que cada vez se hable más de construcción ecológica, y por ello espacios como ConstruVerde son importantes”, concluyó Gautami Palanki en su conferencia.