A causa de la pandemia, los precios de PVC se han incrementado, una dinámica que, según expertos, se mantendrá.

El 2020 fue un año de desafíos para las compañías y los consumidores, debido a que la pandemia ocasionó problemas en la cadena de abastecimiento, cierre de negocios y cuarentenas estrictas. De tal modo que, el PVC sigue viendo los efectos.

Las estadísticas del S&P Global Platts muestran que para 2019 los precios internacionales de este producto rondaban en promedio entre $ 700 y $ 800 dólares la tonelada y, para el 2021, los precios para Sudamérica se han ubicado entre $1.875 y $1.885 dólares la tonelada.

“Esto representa un incremento de casi 200 % y es la situación actual en la que estamos. Vale la pena decir que la industria local ha hecho un esfuerzo muy grande, que seguramente el mercado no ha llegado absorber ese incremento tan fuerte”, expresó Álvaro Perdomo, gerente general Colombia en Aliaxis Latinoamérica.

Regístrese acá en la Cumbre Virtual Constructora y Ferretera 2021.

Esto lo dijo durante el webinar ‘¿Qué está pasando con la industria de la tubería de PVC en Colombia?’, organizado por el marketplace Licify, en donde diferentes actores de la cadena de valor de la construcción se reunieron de manera virtual, para analizar el panorama actual de la industria de la tubería de PVC y conocer cómo se han visto afectados por la pandemia.

La tendencia

Por cierto, según los expertos, actualmente se observa un importante aumento en la demanda, debido a la acelerada recuperación de las economías más grandes del mundo: China ha crecido por encima del 18 % y Estados Unidos, 6,7 %, destacó Carlos Valencia, gerente de Norventas.

“A raíz de la pandemia estamos realmente frente a un cambio estructural en los commodities, no solamente el PVC, que están yéndose a unos precios exorbitantes”, anotó el moderador del encuentro.

Esto se debe a que, según los panelistas, la categoría de mejoras en el hogar ha tomado protagonismo, a causa de que las personas se encuentran más tiempo en sus casas y buscan remodelar sus espacios de estudio o trabajo, conforme resaltó Camilo Tobón, gerente Comercial Gerfor.

Lea acá: Calidad del aire en interiores: ¿cómo manejarla?

Efectivamente, la gente, al quedarse en sus casas y darse cuenta de que la tiene que arreglar, va a la ferretería a comprar los insumos que necesitan y el ferretero, que normalmente tenía 100 unidades de un producto, pide 200 porque el inventario ya no le está alcanzando y empieza a pedir más para abastecer ese consumo de los hogares. Entonces la cadena está tratando de subir sus niveles de inventario con menos de resina”, dijo.

Además del incremento en la demanda, el alza en los precios también tiene que ver con que la producción de resinas de PVC en Estados Unidos ha resultado afectada por eventos climáticos como huracanes, heladas y tormentas que perjudicaron la infraestructura de las plantas, las cuales declararon “fuerza mayor”.

“Conseguir resina ha sido la misión de los líderes de las compañías. Ver cómo tratamos, dentro de la situación compleja, mantener de alguna manera abastecido el mercado”, explicó Ernesto Guerrero, vicepresidente comercial de Pavco Wavin.

“Creemos que el punto máximo en el alza de los precios todavía no es claro, hay incertidumbre y las plantas que estuvieron en mantenimiento, aunque ya reiniciaron sus producciones, deben ponerse al día de los retrasos y de una alta demanda”, añadió el ejecutivo.

Por último, los empresarios coincidieron en que, a pesar de la escasez de la resina de PVC, la industria colombiana está sólida y preparada para atender la creciente demanda, impulsada por los estímulos gubernamentales para la compra de vivienda.

Le recomendamos: Construirán parque ecológico en localidad de Kennedy.