Según el reciente estudio World Green Building Trends for 2018, realizado por la firma Dodge Data & Analytics, Colombia se ubica entre los tres países que más impulsa la construcción de proyectos inmobiliarios sostenibles en Suramérica.

Para Alejandro Fonseca, director de Sostenibilidad de AEI, firma líder de arquitectura y diseño de interiores sostenibles en Latinoamérica, las compañías que deciden aplicar tendencias verdes a sus proyectos reciben beneficios económicos, que pueden traducirse en retorno de inversión o ahorro.

“Las empresas que alcanzan una certificación sostenible tienen su retorno de inversión en la reducción del costo de los servicios públicos que pagan y en el aumento de la productividad de sus colaboradores”, explica Fonseca.

Según cifras del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS), en el país más de 140 edificaciones cuentan con certificación de sostenibilidad. Además, se prevé que hasta el 2020, el mercado inmobiliario sostenible crezca a una tasa anual de, por lo menos, 10 %.

Según el alto directivo de AEI, compañía que se encuentra en proceso de certificación WELL y FITWEL en el país por su trabajo en los proyectos PAYU de 4.000 metros cuadrados y Johnson & Johnson de 11.000 metros cuadrados, para el caso del servicio de agua, una certificación LEED y EDGE asegura al menos un 20 % de reducción de costos operacionales respecto a proyectos convencionales en los que no se manejan conceptos sostenibles.

“En un caso de estudio, medimos que el consumo per cápita mensual de agua ronda los 0,9 metros cúbicos de agua al mes, lo cual dista de proyectos convencionales que usualmente se encuentran entre 1,35 a 1,62 metros cúbicos mensuales”, argumenta Fonseca.

Invertir en proyectos de construcción sostenible alivia el bolsillo del sector empresarial

Asimismo, la legislación colombiana se ha encargado de promover las tendencias de construcción sostenible en empresas a través de la concesión de beneficios tributarios y procedimientos estandarizados de integración al sistema energético nacional.

“La ley 1715 de 2014 promueve la incorporación de energías renovables y limpias al sistema eléctrico nacional, ofreciendo beneficios tributarios en renta, IVA, aranceles y depreciación de activos”, expone el director de Sostenibilidad de AEI, quien además agrega que quien invierte en un proyecto sostenible tiene un valor agregado frente a su competencia a la hora de comercializar su inmueble en el mercado.

También le puede interesar: Conozca las 4 certificaciones para construcción sostenible