Si bien la pandemia ha tenido un impacto negativo en el sector, también lo ha llevado a adaptarse y buscar soluciones para seguir operando.

La nueva normalidad generada por el COVID-19 en la cotidianidad del sector constructor tiene sus ventajas: las compañías han encontrado otros medios para seguir operando, con las debidas medidas de bioseguridad a las que instan las instituciones oficiales, como el Gobierno Nacional y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Siendo así, a pesar de que en Colombia se reactivaron las construcciones, en un 96 %, según cifras de Camacol, las tecnologías emergentes llegaron y se afianzaron para hacer parte del presente, reinventando las formas de trabajo y, a su vez, acelerando la evolución del sector.

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), por ejemplo, está facilitando las interconexiones entre personas y objetos en medio de la pandemia, una época en que es imprescindible mantener el distanciamiento social, para evitar la propagación del virus. En seguida, conozca cinco beneficios de aplicar este concepto en las construcciones, de acuerdo con el portal iot for all:

1. Inspecciones virtuales

Gracias a la conexión que se establece con un objeto, se pueden recopilar datos desde la sana distancia; una acción en la que la realidad virtual puede jugar un rol importante, para realizar recorridos virtuales y, así, interactuar digitalmente con el sitio de trabajo y obtener imágenes actualizadas del trabajo en progreso.

Lea también: Soluciones digitales que serán clave para la reapertura

2. Conexiones en tiempo real

Esta tecnología, de acuerdo con iot for all, permite el seguimiento, monitoreo y medición en tiempo real de los espacios de construcción. Así mismo, se puede realizar un seguimiento, a través de sensores en maquinaria, que informen el estado de los equipos y, por consiguiente, se pueda dar una respuesta oportuna.

3. Equipos conectados

Tener datos en la nube permite que los integrantes de los equipos (ingenieros, arquitectos, supervisores de sitio, gerentes de proyectos, propietarios de proyectos y reguladores) compartan información y lleven un registro de las actividades, de manera virtual.

4. Control remoto

¿Qué mejor que una constructora pueda hacer control de inventario sin estar cerca de él? Según iot for all, el IoT se está utilizando para monitorear la producción fuera del sitio, rastrear y monitorear las condiciones de almacenamiento del inventario. De igual manera, se pueden utilizar cámaras 360°, drones y cámaras térmicas para monitorear lo que sucede en medio de la construcción.

Cabe recordar que las nuevas tecnologías permiten diversas aplicaciones y se pueden adaptar a las necesidades del constructor, como se mencionaba, partiendo desde el seguimiento de un proyecto de construcción, hasta el apoyo en herramienta digitales para medición. El objetivo es que el sector se adapte y encuentre la manera de operar de manera segura, en tiempos de contingencia mundial.

Le puede interesar: Metodología BIM: el camino a megaproyectos de construcción