Camacol en el marco del Congreso Colombiano de la Construcción 2017 afirmó que el sector constructor terminará el año con la mejor dinámica comercial.

En el primer semestre de este año, el PIB sufrió un decrecimiento de 0,2% según cifras del Dane. La construcción fue la actividad que mayor caída presentó con una variación trimestral de -2,6%, y un decrecimiento en 1,4% frente al mismo periodo el año pasado.

Esto por la baja en la construcción de edificaciones residenciales y no residenciales. Sin embargo no todo es negativo, la construcción de obras civiles creció un 3,5%.

Se espera que para este segundo trimestre las cifras mejoren ligeramente. El PIB total creció 0,7% respecto al trimestre anterior. Además, se evidencia una variación trimestral del sector de 2,6% frente al mismo periodo en el 2016. Esto gracias al aumento de las obras civiles en un 6,5% y una disminución de la construcción de edificaciones en 7,4%.

El semestre finalmente cerró con un crecimiento del 5% de las obras civiles, lo que permitió sostener la dinámica del sector. Sin embargo, la Asociación de Industriales de Colombia, Andi, espera que este año el sector de edificaciones repunte en la construcción residencial y no residencial gracias a las necesidades de inversión, vivienda y desarrollo urbano de las regiones.

Además el Gobierno Nacional continúa impulsando los proyectos de obra pública como el programa de vías para la equidad por $4 billones, el dragado del Río Magdalena por $2,5 billones y aeropuertos por cerca de $2 billones.

El programa de autopistas de Cuarta Generación de Concesiones contempla la construcción de más de 1.370 km de doble calzadas, 141 túneles y 1.300 viaductos, entre otras obras.

“Su objetivo principal es mejorar la conexión y competitividad del país, disminuyendo el costo y los tiempos de transporte de personas y, en especial, de carga, desde los puntos de manufactura hasta los puertos de exportación. Este es uno de los proyectos más ambiciosos que hemos realizado en la historia de la infraestructura en Colombia, con una inversión superior a los $50 billones”, afirmó Luis Fernando Andrade, presidente saliente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) en una entrevista para La República.

Según la ANI, la meta de inversión para este año en proyectos será de $7,8 billones. El 70% se destinará a proyectos 4G, 19,2% a carreteras y 9,5% a aeropuertos, puertos y férreos.

La inversión privada entre 2011 y 2018 suma $81 billones para contratación de obras. Hasta el momento solo se han ejecutado $43 billones. Faltan ejecutar $38 billones entre el 2019 y 2022.

Ante este panorama, se espera que el sector de la construcción siga creciendo y se siga recuperando con todos estos proyectos que faltan por ejecutar. Dependiendo de como se desarrolle esta actividad en lo que falta de año, también se va a ver favorecido la dinámica del PIB porque este sector es uno de los grandes jalonadores de la economía.

Información tomada de: La República