Las cámaras térmicas pasaron de estar en las pantallas de las películas a usarse en el sector constructor.

En los últimos años, las cámaras térmicas han venido ganando protagonismo en la vida diaria: vemos cómo se usan para detectar fiebre por COVID-19 o también para conocer la radiación infrarroja que emiten los objetos.

Por ello, en el sector constructor, sus principales usos se enfocan en el monitoreo de circuitos eléctricos y, por otro lado, en el mantenimiento de los sistemas de aire al interior de un espacio, detectando el equilibrio térmico o las pérdidas de calor.

De tal modo, la industria que vende este tipo de dispositivos, ha venido evolucionando, desde lo que eran aparatos difíciles de llevar, hasta dispositivos mucho más pequeños y funcionales.

“Hemos liderado el mercado de celulares móviles con cámara térmica durante cinco años, y con la introducción del Cat S62 Pro subimos el nivel para seguir liderando la industria”, explica Peter Cunningham, vicepresidente de Producto de Bullitt, sobre el lanzamiento del Cat S62 Pro.

Y es que este dispositivo se puede usar para ayudar a localizar y diagnosticar la humedad, corrientes de aire, la fuga, el cortocircuito eléctrico o la temperatura elevada. Es la tercera generación de los teléfonos de la serie Cat 60 y muestra la tecnología térmica de FLIR®, con sensor Lepton 3.5 de FLIR y la nueva aplicación MyFLIR ™ Pro, aumentando hasta cuatro veces el número de píxeles térmicos.

Lea también: La infraestructura juega un rol fundamental en la recuperación económica: CAF.

“No solo estamos ofreciendo a nuestros clientes una calidad excepcional de imagen térmica, sino que también hemos hecho muchas otras mejoras. Comparado con su predecesor, este dispositivo es un 12 % más compacto y dispone de una pantalla un 10 % más grande. Es más rápido, más potente e increíblemente resistente. Es lo último en teléfonos para uso profesional en industrias como la construcción”, agregó Cunningham.

Así mismo, este modelo supera la certificación IP68, cumpliendo con estándar de resistencia militar Mil Spec 810H de EE. UU. De hecho, fue sometido a varias pruebas, incluyendo caídas repetidas desde 1,8 m sobre acero, múltiples caídas en los lados y las esquinas del teléfono, así como a pruebas de impermeabilidad, de suciedad y polvo y a temperaturas extremas y de vibración.

Por otro lado, con la alarma isotérmica se puede monitorizar un rango de temperatura personalizado (entre -20ºC y +400ºC) y agregar alarmas para avisar al usuario cuando algo aparece dentro de ese rango.

“La integración de la aplicación MyFLIR Pro también proporciona a los usuarios características avanzadas de termografía por primera vez en un teléfono, maximizando la utilidad de ver y detectar energía térmica invisible a simple vista”, indicó Cunningham.

Le puede interesar: Conozca a los conferencistas de la Cumbre Virtual Constructora y Ferretera 2021.