Colombia viene en una dinámica de inversión en infraestructura, ejemplo de ello son las vías de cuarta generación (4G) o lo que se ve en ciudades como Bogotá, donde se están construyendo edificios con altitudes superiores a la simbólica Torre Colpatria.

Teniendo en cuenta la importancia de estas iniciativas y la inversión que existe detrás de ellos, los servicios de seguimiento gráfico –video y fotografía- a las obras, son parte fundamental para el desarrollo de las mismas, pues permiten tener un seguimiento del proyecto de manera remota, documentación y realización del archivo de imágenes o desarrollo de time lapse e hiper lapse (video donde se presenta en tiempo mínimo procesos de larga o media duración años/meses).

Al respecto, Sebastián Schrimpff, gerente general de Rudolf comentó: “El seguimiento permite generar un status real del proceso constructivo, actualizando detalles y generalidades. Es un acompañamiento de las diferentes partes involucradas en la iniciativa; los accionistas, inversionistas o compradores en el caso de apartamentos / edificios. Algo sumamente interesante, es que se pueden usar como pruebas en pleitos judiciales, ya que al tener material antes de iniciar la construcción se puede llegar a demostrar si se afectó realmente otra infraestructura u otro predio, pues hay personas que buscan sacar provecho económico de forma irregular”.

Schrimpff, indicó que un valor más allá de lo económico es documentar momentos únicos, sobre todo en proyectos que cambian la historia de las organizaciones, una región o un país.

“Hay empresas que desean hacer un libro por sus 50 o 100 años y se dan cuenta que no tienen el material para hacerlo, hoy darían todo por tener esas imágenes de décadas atrás y no hay forma de hacerlo. El costo en dinero es insignificante en cuanto al valor del proyecto y del diferencial que genera: la pregunta es ¿por qué no hacerlo?”.
 

También le puede interesar: ¿Qué se debe tener en cuenta para desarrollar obras de calidad?

 

Un registro histórico

El nuevo Puente Pumarejo, que se levanta sobre el río Magdalena, es una de las construcciones más ambiciosas que se está haciendo en el país y seguramente será un símbolo de Colombia. La infraestructura hará parte de la vía que comunica a Barranquilla con Santa Marta.

Schrimpff, indicó que en el Puente Pumarejo se instalaron seis cámaras especialmente adaptadas en diferentes sectores de la obra / vía para documentar todo el proceso. La adaptación de las cámaras era necesaria por el ambiente agresivo al que están expuestos los equipos a raíz de la humedad, el calor y la sal marina. La experiencia de Rudolf por más de 50 años en el mercado permitió elaborar los diseños e innovaciones en los sistemas que se instalaron para asegurar un servicio de alta calidad y fiabilidad.

“En este proyecto hemos hecho el seguimiento de obra, tomando video terrestre y aéreo desde diversas plataformas y desde nuestro propio avión. Las cámaras en sitio están encapsuladas para protegerlas del ambiente y realizamos modificaciones internas para asegurar que no se empañen los lentes y garantizar que las imágenes queden perfectamente expuestas brindando una óptima nitidez las 24 horas del día. Adicionalmente se desarrolló un nuevo sistema de energía incluyendo baterías de prolongada duración que perduran en estas condiciones hostiles”, concluyó Sebastián Schrimpff, gerente general de Rudolf.