viviendaypipe

Foto: Juliana Lopera

 

Para el director de Fedesarrollo, Leonardo Villar,  quien fue uno de los participantes del panel, el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe) está diseñado especialmente para impulsar el sector constructor, debido a su indiscutible efecto en la generación de empleo y la dinamización de la industria.

 

Adicional declaró que el programa trae elementos muy positivos que seguirán estimulando la demanda de vivienda. Para Villar, el mejor indicador que refleja el estado del sector es la generación de empleo y es preocupante la caída de 120.000 puestos de trabajo en la construcción durante el último año. Hoy la creación de puestos de trabajo en el total de la economía está cerca de 250.000, mientras que a mediados de 2012 se registraba un millón.

 

Sobre el tema de demanda, aclaró que no pareciera haber problemas. Por un lado están las 100.000 viviendas gratis y por otro está el Pipe, que genera expectativas muy favorables sobre una nueva fase de construcción de vivienda urbana y rural con mayor prioridad a la vivienda prioritaria, dijo Villar.

 

En cuanto a la oferta, Villar habló especialmente del caso de Bogotá, que tiene una participación importante en el total de la actividad, y concluyó que los problemas tienen que ver con el suministro de servicios públicos y con la incertidumbre que genera la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial para el desarrollo de nuevos proyectos.

 

El ex ministro de Desarrollo Económico, Eduardo Pizano, quien fue el moderador del panel, celebró la política de vivienda del gobierno Nacional. El Presidente cree mucho en la vivienda y nadie lo ha cuestionado porque se ha hecho todo de forma adecuada. Pizano reitero que este tipo de estrategias requieren de acciones articuladas en materia de agua potable y saneamiento, como incentivo para el incrementar la oferta de proyectos.

 

Por su parte la presidente Ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez anotó que para una solución a corto plazo del problema de la oferta, se puede acceder a los macroproyectos, pero hay que trabajar también en el tema de habilitación de suelo, reglamentación de servicios públicos y de la agilización del componente ambiental para poder desarrollar proyectos que permitan generar empleo y dinamizar la industria.