Recuento de las principales causas que originan pérdidas en el proceso de producción de la construcción.

Reducir costos en un proyecto inmobiliario nunca es la mejor opción, pero en ciertas ocasiones las constructoras se ven forzadas a hacerlo a causa de razones ajenas a malos planteamientos o imprevistos.

Por eso, y basado en la teoría del Lean Construction, el libro ‘50 lecciones en desarrollo inmobiliario’ destaca las causas a tener en cuenta y evitar cuando se plantea y ejecuta una construcción:

  1. Inconsistencias en el diseño: iniciar la construcción con diseños preliminares e incompletos puede llevar luego a no tener luego claridad en los gastos.
  2. Falta de procesos de control en la producción: implementar procesos que permitan controlar y mejorar las diferentes instancias de producción permitiría detectar métodos más eficientes y optimizar los diferentes recursos.
  3. Gestión errónea del personal: la alta rotación en la industria de la construcción y la falta de capacitación conlleva a que los trabajadores no tengan el rendimiento óptimo y por ende puedan afectar el del proyecto.
  4. Falta de rigurosidad en la administración: realizar un proceso de estricto seguimiento del proceso de producción es necesario en los proyectos inmobiliarios, por eso el personal a cargo del proyecto debe combinar capacidades técnicas con capacidades de gestión del personal para realizar una correcta administración de los procesos.
  5. Seguridad industrial deficiente: la prevención, educación e inversión en seguridad siempre serán mejor opción a asumir los costos de un accidente imprevisto ocurrido en la obra.
  6. Sistemas de control inefectivos: anticiparse a los imprevistos para controlar el gasto dentro del presupuesto, evitará el sobrecosto de remediar una vez sucedido el hecho.
  7. Equipos de trabajo sin solidez: la sinergia entre administrativos y directores de proyecto es vital para evitar errores. Un trabajo mancomunado y una buena comunicación llevará a que se tomen las decisiones necesarias a tiempo.