leyhabeasdata

Ley 1581 de 2012, Habeas Data.

Antes del 27 de julio de este año las empresas debían notificar a quienes estuvieran en sus Bases de Datos, (BB. DD.), que solo bajo su previa autorización podrían manipular sus datos personales. ¿Cuáles son las consecuencias para las empresas que no enviaron la información en la fecha establecida, ¿cuáles son los aspectos claves de esta ley Le mostramos.

 

De qué trata

«La Ley 1581 de 2012 busca que se respeten los derechos y libertades sobre las personas cuando sus datos personales son recolectados, almacenados o usados por la entidades públicas y las empresas. Para el efecto, les impone una serie de obligaciones mínimas que deben cumplir cuando tratan datos personales», explica Nelson Remolina Angarita, Abogado y Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.

 

¿Envió la información a tiempo

Con la entrada en vigencia de la ley las empresas que no enviaron la información en la fecha establecida no se benefician de los efectos del artículo 10 del decreto 1377 de 2013 y por ende deben obtener autorización previa, expresa e informada de cada persona para poder utilizar los datos de ellas.

 

Esto también aplica para las que notificaron por fuera del tiempo estipulado, pues no aplicaron oportunamente la norma, y por el contrario perdieron el tiempo y dinero invertido en ello.

 

Consecuencias

El incumplimiento de la norma le genera a la empresa una multa hasta por 2.000 salarios mínimos legales mensuales, la cual no solo es institucional, también puede aplicarse al gerente o persona de la empresa que no cumple o hace cumplir la ley.

 

Adicional no puede seguir usando los datos recolectados antes del 27 de junio de 2103, y para poder hacerlo deben obtener autorización previa, expresa e informada de cada persona para poder utilizar los datos de ellas.

 

Qué hacer entonces

El único recursos legal que puede utilizar es simplemente solicitar la autorización de la persona para poder recolectar, almacenar y usar sus datos personales.

 

Los usuarios

Si los usuarios o clientes que no respondieron el correo dentro de los 30 días hábiles siguientes al recibo de la comunicación, las empresas que tienen los datos pueden seguir usándolos para los fines indicados en su Política de Tratamiento de Información, PTI.

 

No obstante, la persona puede solicitar en cualquier momento la supresión de sus datos o revocación de su autorización. Ello no es siempre procedente ni opera automáticamente. Se debe analizar y decidir caso por caso.

 

Un persona siempre puede pedir que dejen de usar sus datos para que lo llamen con fines publicitarios o que le envíen Correos con el mismo propósito . En este casos las empresas deben respetar inmediatamente la decisión de la persona.

 

La ley y su empresa

Si dentro de su estrategia de mercadeo usted enviaba correos a sus clientes contándoles sobre sus proyectos, novedades en del sector o eventos, buscando crear fidelidad hacia su marca, por ejemplo, al no acatar la ley no podrá hacer uso de los datos de sus clientes, por ende su base de datos se reduce a aquellos que le autoricen a recibir información.