Científicos mexicanos de instituciones como la UNAM, la UMSNH o investigadores de algunas empresas apoyadas por la Fumec como LuminaKret, han desarrollado nuevos materiales para la construcción que incorporan nanomoléculas.

Estas son un millón de veces más delgadas que un cabello humano. Su aplicación en el sector de la construcción ha hecho las casas y los edificios más resistentes. La nanotecnología ha generado concretos y recubrimientos funcionales que soportan la corrosión y otros daños provocados por la lluvia ácida, la exposición a gases contaminantes, entre otros.

Ejemplo de ello son los concretos funcionales, cementos luminiscentes y pinturas antigrafitti. También otros productos que ya se prueban en el laboratorio y que se espera que en poco tiempo se ofrezcan en el mercado son las vigas nanoreforzadas con hierro o los marcos para ventana capaces de desviar la radiación ultravioleta.

Según la Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos, un nanómetro es una medida de tamaño que significa un milímetro dividido un millón de veces. La nanotecnología es la habilidad de entender, controlar y manipular la materia a nivel de átomos y moléculas individuales, así como incorporar grupos de estas moléculas para la elaboración de nuevos materiales, dispositivos y sistemas con nuevas funciones.

Desde el presidente William Clinton, Estados Unidos aprobó un presupuesto de 442 millones de dólares para desarrollar esta tecnología. Luego, George Bush duplicó esta cifra a 849 millones de dólares.

En México, durante los años 90 ya se había financiado 15 millones de dólares en 152 proyectos de investigación en 58 instituciones.

Geopolímero fotoluminiscente

Es un material que captura la luz del sol y durante la noche emite un suave brillo luminiscente durante más de diez horas. Fue creado en la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo por el doctor José Carlos Rubio Ávalos en colaboración con la doctora Elia Mercedes Alonso, el maestro Wilfrido Martínez y el doctor Fernando Velasco.

“Algunas empresas de Europa y de Asia ya se han acercado a nosotros. En México ha generado el interés de microempresarios pero no se han acercado los grandes productores de materiales. Lo que estamos haciendo actualmente en la universidad es definir cuál va a ser el mejor mecanismo para poner el producto en el mercado, por medio de un nuevo reglamento de transferencia de tecnología y un centro de transferencia”, dijo el doctor José Carlos Rubio Ávalos, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, en una entrevista para Crónica.com.

El geopolímero fotoluminiscente mejora las cualidades de adhesividad del cemento tradicional y permite aplicar nuevas posibilidades de fotoluminiscencia. Puede ser utilizado en la construcción de carreteras y señalamientos.

Otro aspecto de gran importancia de este cemento son sus cualidades de adherencia al metal. Lo que hace que supere el cemento comercial y abra las perpectivas innovadoras para nuevas técnicas de construcción.

Materiales inteligentes

En el 2004, la empresa mexicana de base tecnológica Concreto Poliamídico LuminaKret fundada en Tijuana inventó un nuevo tipo de concreto hidráulico capaz de degradar o desvincular moléculas de gases contaminantes que lo tocan porque genera un proceso fotoactivo.

El efecto ocurre por la mezcla de concreto enriquecida con filamentos metálicos semiconductores de pequeñas dimensiones como nanómetros.

Este material impide el envejecimiento prematuro del concreo, disminuye la cantidad de gases de efecto invernadero en el entorno de los edificios y evita la lluvia ácida.

Además, los elementos del concreto poliamídico reaccionan a nivel molecular permitiendo la eliminación natural de los agentes contaminantes que chocan contra la superficie del concreto como el nitrógeno, hidrógeno y carnono, liberándolos de la manera más amigable con el medio ambiente.

Además de estas innovaciones, se están desarrollando otras tecnologías en este país para dar mayor resistencia y flexibilidad a metales, mejorar la conducción de electricidad y suavizar la radiación solar. Todas estas buscan mejorar la calidad de vida de las personas y aportar nuevas técnicas y herramientas para la construcción que sean más responsables con el medio ambiente.

Información tomada de: Cronica.com.mx