Para el constructor la utilización de productos que representen ahorro en el uso de los recursos y un impacto socio – ambiental importante, es la oportunidad de unirse al grupo de profesionales que buscan aumentar la productividad, generando un entorno saludable.

A continuación algunos materiales que le apuntan a tres de los ítems medidos por el Consejo de Construcción Verde de Estados Unidos, institución creadora de la certificación LEED.

AHORRO EN AGUA

Sanitarios con válvulas ahorradoras: productos de bajo consumo de agua, que permiten un ahorro del 78 % de líquido.

Sanitarios de presión asistida: su muy bajo flujo de agua y tener una cámara de aire que permite la descarga representa disminución de gastos para el usuario.

Orinales secos: una trampa de olor patentada elimina la necesidad de agua, ahorrando un promedio mayor a 40 mil galones por unidad al año.

Humedales de flujo subsuperficiales: productos para el tratamiento de aguas grises o lluvias, utilizados en zonas verdes para un proceso casi natural.

Generadoras de agua potable a partir del aire: además de ahorrar espacio, permite potabilizar el líquido absorbiendo la humedad del aire.

Sistemas de reutilización de aguas lluvias: permite la disponibilidad de agua potable en lugares donde no existe red de alcantarillado. Ahorro en facturación de consumos.

EFICIENCIA EN ENERGÍA
Calentadores de agua sanitaria, piscinas y jacuzzis con paneles fotovoltáicos: eficientes, cuidan el medio ambiente y se beneficia en el ahorro de energía

Cubiertas metálicas pintadas con índices de reflectancia solar: contribuye con la disminución de la temperatura ambiental, del efecto isla de calor entre 1°C y 2°C, y reducción de contaminación por emisiones de CO2.

Pieles o envolventes que minimizan la incidencia solar: permiten una adecuada iluminación y ventilación, lo que se traduce en menor utilización del recurso energético, tanto por equipos de refrigeración y calefacción como en sistemas de iluminación

Páneles solares: aprovecha los recursos que provee el día para reducir los consumos de energía.
Equipos de climatización adibáticos: al evaporarse el agua, el aire pierde energía y se reduce la temperatura, disipando el calor y acondicionando los ambientes. Son de bajo consumo energético y alta eficiencia.

Vidrios bioclimáticos: reducen la entrada directa de energía solar (calor) y reflejan menos luz visible, permitiendo mayor transmisión de luz directa y reduciendo notablemente los costos de energía directa y aire acondicionado.

CALIDAD AMBI ENTAL INTERIOR

Cubiertas sándwich: sistema de cubiertas que permite el aislamiento termo-acústico. No son vegetadas, pero por su desempeño y color, se consideran cubiertas verdes.

Entrepisos: se adaptan a todo tipo de estructuras, sin desperdicios ni formaletas. Menor peso y grosor de la losa. Reduce el uso de concreto y el tiempo de construcción.

Perfilería: permiten un ahorro aproximado del 40% en el peso de la estructura y sus secciones optimizan la relación resistencia-peso.

Teja sin traslapo: la configuración geométrica del área transversal permite obtener grandes inercias, posibilitando su uso en proyectos con bajas pendientes (5% mínimo). Se fabrica directamente en el sitio de obra. Al no poseer traslapos en la dirección del flujo del agua, garantiza un sistema completamente hermético.

Cielos rasos: promueven el confort, gracias a bajas emisiones, control de hongos y bacterias, alta absorción acústica, protección al fuego y difusión de la iluminación. Los cubrimientos de ventanas con telas altamente sostenibles, de bajas emisiones y con alto contenido reciclado. Cuentan con tecnologías de avanzada para proporcionar calidad, confort y sostenibilidad. Muy fácil instalación, cero filtraciones, producción a la medida, diseño y color.

Pinturas y estucos en bajo VOC: favorece a los trabajadores desde su aplicación y facilita el mantenimientos de los usuarios.

Sistemas de purificación de aire con peróxido de hidrógeno: eliminan olores y previenen la proliferación de bacterias y virus

Pisos en PVC imitación madera: reduce la tala de especies arbóreas y da un acabado igual a la madera.

El reciente Acuerdo de París (AP) suscrito por 195 países en el marco de la COP 21 incluye compromisos vinculantes de Colombia en reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) en 20% a 2030.

Para lograr este propósito el sector de la construcción tiene una agenda comprehensiva por delante al estar incluido en los compromisos de país. Así la construcción sostenible tiene un rol fundamental en la visión nacional de economía verde y el posconflicto del Plan Nacional de Desarrollo, por ser costo efectiva y rentable, con alto potencial de masificación y vehículo destacado para educar a la ciudadanía sobre el valor del desarrollo sostenible y su impacto en mejorar nuestra calidad de vida.

Como es conocido, el aumento de temperatura del planeta conlleva mayores consumos energéticos en edificaciones, efectos de islas de calor en las ciudades, desabastecimiento de agua en los asentamiento urbanos y desabastecimiento de energía hidroeléctrica, entre otros. Por lo tanto, para mejorar nuestras perspectivas necesitamos redoblar esfuerzos para impulsar proyectos de eficiencia energética, de generación de energías limpias o renovables -hídrica, eólica, solar, térmica, mareomotriz- transporte eficiente, empresas con modelos de producción bajos en carbono, desarrollo urbano sostenible, arquitectura bioclimática y construcción sostenible, reciclaje, entre otros.