Según cifras del Dane, durante el segundo trimestre del 2018, el área nueva de vivienda que inició obra en el país disminuyó 22,8% frente al mismo periodo del 2017. Además, se registraron caídas en los segmentos de vivienda de interés social y medio y alto: 24,2% y 20%, respectivamente.

A pesar de las variaciones negativas, en el sector hay consenso en que es sano para el mercado que ante la disminución de las ventas, la nueva oferta modere su ritmo. De lo contrario, se correría el riesgo de acumular inventario y poner en riesgo el ciclo normal de comercialización.

 

También le puede interesar: Comportamiento de la vivienda nueva en Bogotá

 

 

Bogotá, en recuperación

El indicador del Dane sobre el inicio de viviendas nuevas destaca una recuperación en Bogotá que, junto con Medellín, presentó la mayor participación del área iniciada en el segundo trimestre del año: 39,6% (34,2% de no VIS y 5,3% de VIS).

En el caso de la primera categoría, el arranque de proyectos nuevos estaría ligado al punto de equilibrio logrado en construcciones destinadas a los estrados medio y medio-alto, que a pesar de varios indicadores a la baja, están ajustándose.

Fuente: Portafolio