Los espacios amplios, grandes y adaptables son cada vez más populares entre las personas que buscan rediseñar su hogar.

Debido al espacio reducido en los apartamentos y casas, cada día más personas buscan la multifuncionalidad como una opción para abrir sus posibilidades, es decir, espacios cambiables, en los que puedan realizar diferentes actividades.

“Aunque los hogares, especialmente en las ciudades, tienden a ser más pequeños y habitados por menos personas (una o dos), los espacios se unifican para ayudar a escapar de la claustrofobia de las antiguas viviendas compartimentadas en exceso. Las nuevas viviendas se articulan a partir de espacios multifuncionales y mutables, capaces de adquirir nuevas funciones”, explica Andrea Josende Planella, diseñadora de interiores y docente de la Escuela Superior De Diseño de Barcelona ESDESIGN.

Esto, sumado a la nueva realidad que ha dejado la pandemia: las personas buscan mejorar sus casas, a causa de que pasan todo el día en estas, y, por tanto, el hogar se ha visto obligado a absorber las funciones de oficina, gimnasio y escuela.

“La zona de día con las funciones cocina-salón-comedor es ya un requisito en la gran mayoría de reformas y viviendas de nueva construcción de tamaño pequeño-medio, así que literalmente esas paredes y limitaciones sociales ya han sido derribadas e integradas en la distribución de una casa”, afirma Josende.

Los estilos en tendencia

Las costumbres, hábitos y gustos están en transformación constante, de tal modo que, los sectores dedicados a la adecuación de espacios deben estar al tanto de las tendencias y necesidades que presenta el mercado.

Conforme a la escuela de diseño online ESDESIGN, por ejemplo, las personas ahora están en la búsqueda de privacidad, por lo que los espacios Cocoon son tendencia, fruto de la necesidad de nuevas formas de espacios ‘santuario’ privados, donde todos los sentidos puedan relajarse.

Diseno 1 interior 300x169

Así mismo, integrar la sostenibilidad en el diseño y los materiales también es popular. La conciencia medioambiental está ya pasando de ser una mera filosofía a integrar la sostenibilidad como una característica más de la vivienda.

Según ESDESIGN, el diseño atemporal se convierte en sinónimo de sostenibilidad, de modo que los materiales, calidades y el mobiliario tendrán, no solo un carácter único, sino también una voluntad de permanecer.

Por otro lado, esta escuela destaca también que la artesanía se consolida como contrapunto a la tecnología, e introducir muebles, materiales y tejidos vintage en las viviendas aporta carácter y calidez. Potenciar los colores tierra y en tonos apagados y pasteles claros es otra de las tendencias que se consolidan.

“Vestir la casa de tejidos naturales con textura, linos gruesos desgastados y envejecidos, lanas tejida en bucle, sisales y alfombras de pelo largo; usar materiales honestos, maderas envejecidas, baldosas artesanas, piedras naturales; conectar el interior con el exterior, extender el salón decorando la terraza con alfombras, puff y sofás cómodos o acercando el verde al interior con grandes ramos de flores o plantas, y por último, integrando la tecnología, que controla la eficiencia energética y nos conecta con el exterior. La vivienda contiene hoy en día más tecnología, pero es menos visible que nunca”, explica Josende.

Es de recordar que el 70 % de las personas esperaban hacer la mayor parte de su socialización en su hogar en época de vacaciones, a causa de la pandemia que vive el mundo, de acuerdo con un estudio de Accenture.

Le puede interesar: ¿Cuáles son las tendencias en muebles para este año?