Juliana Fernández y Marta Gallo, arquitectas colombianas y fundadoras de AEI Arquitectura e interiores, lanzaron el segundo libro de la compañía en el que muestran los proyectos que han desarrollado durante los últimos cuatro años.

Nos contaron para dónde va la industria y cuáles son las tendencias que se están manejando en arquitectura y diseño de interiores en oficinas, espacios de educación, salud, hogares, entre otros. Esto fue lo que nos dijeron:

Oficinas

La manera en como se trabaja en este momento, es muy distinta a como se hacía anteriormente. Ya los trabajadores no tienen que estar todo el tiempo en la oficina por lo que los espacios deben reinventarse.

La forma en como se desenvuelve un millennial en su vida diaria ha hecho que las oficinas tengan que transformar su estética y su manera de operar, pareciéndose cada vez más a un hotel, donde existen salas rápidas de reuniones con estaciones de café, dulces, etc.

La recepción debe ser un espacio muy agradable donde no solo se viva el branding de la compañía, sino que se convierta en un sitio de reuniones y se muestre su identidad.

Por otro lado, la cafetería debe convertirse en un sitio que usen todo el tiempo y no solo en el almuerzo. Por eso, se debe innovar y generar espacios inspiradores en los que se vivan nuevas experiencias. Ya que las personas están cansadas de lo mismo.

Recordemos que la oficina es el espacio donde generalmente las personas permanecen todo el tiempo de su vida. Entonces, es fundamental que se le brinden a los trabajadores un buen lugar donde puedan estar y desarrollarse.

La identidad es fundamental colocarla en la arquitectura del lugar porque hace parte de la cultura organizacional que se le difunde a los trabajadores y al cliente. De ahí, que el espacio se vuelva historia y los olores y la música en ciertos lugares se establezcan como momentos que llevan a los trabajadores a salir de su cotidianidad para que se vuelvan más creativos.

De esta manera, se aporta valor al trabajador porque no es colocar lindos colores e inmuebles porque sí, sino que todo tiene una finalidad mayor en la que también se ve afectado positivamente la calidad de vida de todos los que están ahí.

Otro de los factores que ha cambiado en el momento de diseñar una oficina es el valor y el uso de los espacios. La oficina es para todos y, por ende, todos los lugares deben de poder ser utilizados por los trabajadores. Los lockers son lo único que debería ser propio, pero el resto del lugar debe poder modificarse y adecuarse a las necesidades de cada momento.

Anteriormente, la mayoría del presupuesto del diseño de una oficina se lo llevaba el mobiliario, pero ahora la tecnología ha tomado esta posición. Esa es la tendencia que moviliza al mercado ahora.

Educación
Así como ha cambiado la forma en la que las personas trabajan, también se ha generado un cambio en la manera en como aprenden. Esto influye directamente en los espacios que, anteriormente, estaban diseñados para el aprendizaje personal y ahora, se enfocan mucho en el colectivo.

Es así, como se ha dejado de ver a las bibliotecas como un lugar donde siempre debe haber silencio, y se han creado espacios para juegos y mesas colectivas para compartir experiencias y conocimientos.

Las residencias estudiantiles no se hacen de la misma manera que en Estados Unidos porque nuestra cultura es distinta. Por eso, se deben crear de acuerdo con las necesidades que tienen los estudiante colombianos.

Finalmente, la mayoría de los proyectos de AEI han sido diseñados teniendo en cuenta la certificación LEED. Para obtener este reconocimiento es necesario pagar $6.000 dólares. Este costo no excede el 2% o 3% de la inversión, pero no es un costo marginal sino adicional. Funciona no solo para el reconocimiento del lugar, sino también para reclutar y fidelizar a los trabajadores.