edificio8

De esta manera, describe la firma Nicolás Manrique Construcción S.A.S, el edificio que desarrolló en la calle  85 con carrera octava, en el que se otorgó primacía a las zonas verdes, el diseño de interiores y la creación de diversos espacios de socialización cercanos a cada apartamento…

 

En el lugar se hallaban  dos parqueaderos públicos  y la antigua casa de la Alianza Francesa con un total de 2.300 metros cuadrados. Según la constructora más del 93% del proyecto fue vendido antes de su construcción, lo cual fue indicio del interés y confianza que generó el proyecto en los clientes.

Nicolás Manrique afirma: la idea  es que estos espacios sean una extensión, un complemento del apartamento. Porque queremos que sean atractivos, que inviten a usarlos, el diseño interior ha sido tan cuidadoso y especial.

Las zonas comunes, fueron concebidas como espacios de intercambio  y transformación de costumbres, con un amplio salón social con muebles modulares, extensión hacia la terraza, zonas verdes, calefacción, una piscina climatizada de 15 metros y un  salón VIP, diseñado  para quienes trabajan desde la casa y buscan un lugar para atender a sus clientes y socios. De la unidad decorativa de estos escenarios se encargó a Ángela Crane.

Además, se enmarcó dentro de la tendencia sostenible por medio del sistema de recolección de aguas lluvias, el monitoreo de las plantas y calderas  y el  ducto inteligente  por donde circulan todas las redes que dan conectividad a todos los apartamentos y el panel central para sistemas de sonido, video e Internet.

Según la constructora, este tipo de sistemas generan una inversión inicial mayor  pero a largo plazo  se verá retribuida en bajos costos en administración y vigilancia.

Diseño Personalizado

Cada  propietario del Ocho 85,  contó con la asesoría del arquitecto Guillermo Arias, para definir elementos como las dimensiones de las puertas, el tipo de iluminación, manejo de materiales, buscando satisfacer las necesidades individuales y los detalles que hacen la diferencia.

El arquitecto Arias afirmó, La arquitectura es una totalidad, desde el urbanismo de una ciudad hasta el detalle de un tornillo. Algunos piensan que es el cascarón, pero creo que es el conjunto, pues si no se tiene un bonito mueble o la proporción adecuada en una ventana o la iluminación que destaque un detalle arquitectónico o cree una atmósfera, si ese espacio interno no está bien resuelto, de nada vale que la fachada sea espectacular.

Igualmente, espacios como las cocinas y  los baños  fueron elegidos al gusto del cliente, griferia,  carpintería y demás elementos importados.

También se usaron dos tipos de iluminación, ambiental y puntual: La cocina, por ejemplo, demanda una iluminación que rellena mientras que la sala puede tener, además, una sugestiva indirecta, según los estados de ánimo buscados, explicó Arias.