Aunque el sector de la construcción quedó exento en actividades en medio del aislamiento preventivo por la emergencia del COVID-19 algunas de sus actividades y áreas operativas deben seguir en teletrabajo, esta es la medida que se ha priorizado en áreas donde sea posible.

Sin embargo, cabe recordar que en la disposición de la resolución 066 que establece los protocolos de obligatorio cumplimiento para las empresas que reanudan su actividad económica se da a conocer la obligatoriedad del registro de salud de todos los trabajadores tanto aquellos que retoman actividades en obra como aquellos que continúan desde sus casas.

La resolución establece que para la vigilancia de la salud de los trabajadores en el contexto del sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo la empresa deberá: 

“Hacer un reporte diario, vía correo electrónico, o telefónico, o a través de la aplicación Coronapp sobre el estado de salud y temperatura del personal en trabajo en casa o el trabajo remoto de acuerdo con auto-diagnóstico que permita identificar síntomas y trayectorias de exposición al COVID-19 de los trabajadores”, según establece el documento.

El proceso diario de monitoreo del estado de salud y temperatura del personal es una medida que aplica a todo el personal que trabaja para la compañía, ya sea en modalidad remota o en el sitio de trabajo. Y esta permitirá tener una trazabilidad del estado de salud en caso de un posible positivo para su revisión por parte de los organismos como ARL, EPS y el sistema de seguridad y salud en el trabajo.