Las generaciones nativas digitales están en la búsqueda de espacios hiperconectados, que les permitan estas cómodas.

Teniendo en cuenta que el 32 % de la población mundial es de la generación Z (nacidos entre 1995 y 2010), según Bloomberg, los proyectos inmobiliarios, como edificios, deberían estar enfocados en esta población, de acuerdo con expertos de Panduit.

“La industria inmobiliaria se enfrenta al reto de satisfacer las necesidades tecnológicas de las personas. Es el usuario quien determina la existencia de los espacios digitales. Por eso es importante que arquitectos, ingenieros, constructores, instaladores e inversionistas, conozcan las nuevas generaciones, en función de ajustarse a sus intereses y necesidades. Aunque es claro que los millennials han cambiado el mundo, es momento de reenfocar los esfuerzos hacia los centennials”, afirma Guillermo Ortegón, territory account manager de Panduit para Colombia.

Así, es de destacar que esta población es nativa digital: autodidacta, visual, tolerante, abierta a nuevas ideas y afín a las comunidades en línea. Defienden la transparencia, el respeto, la diversidad y la búsqueda constante de causas que contribuyan al bienestar del planeta.

“Según Global Web Index, los centennials pasan diariamente un promedio de 4 horas y 10 minutos en línea, lo que significa 68 minutos más que el promedio global. Interactúan permanentemente por medio de dispositivos móviles de alta velocidad; a la vez que compran, aprenden y trabajan por esta vía. Para ellos, las redes sociales no solo son un espacio para socializar, sino también para trabajar, ser productivo y hallarle valor a las conexiones que han desarrollado”, explica Ortegón.

Responder a la demanda

Poniendo sobre la mesa lo anterior, para la industria inmobiliaria es importante desarrollar espacios acordes a las necesidades, en los que predominen aspectos como la eficiencia, compartir conocimientos y cuidar su salud, mientras preservan el medio ambiente.

Partiendo por instalaciones que garanticen una operación óptima las 24 horas, los 365 días del año y sistemas en los que cada una de las partes involucradas sea confiable. De manera que se diseñe un edificio en los que la tecnología, las redes y el IoT se integren.

Lea acá: Cómo la tecnología puede mejorar el rendimiento en construcción

“Para este fin, propietarios y gerentes de edificios digitales, deben llevar a cabo inversiones inteligentes. Es decir, que sustenten una estrategia de infraestructura tecnológica de largo plazo (al menos 25 años), teniendo en cuenta que los edificios están diseñados para funcionar 40 años o más. En este mismo sentido, les corresponde alinear las políticas de impacto en el medio ambiente con las que tienen sus propios arrendatarios”, explica Guillermo Ortegón.

Los especialistas en infraestructura inteligente, de Panduit, reseñaron los requerimientos para cada área, al crear este tipo de edificaciones. Conózcalos:

Diseñadores e interioristas

  • Diseñar para un usuario nativo digital. Se trate de oficinas, instituciones de educación o edificios públicos, la prioridad es maximizar el área útil, balanceando la relación entre el espacio productivo y las áreas de servicio.
  • Proyectar una infraestructura robusta y con visión de largo plazo que pase la prueba del tiempo y evite la obsolescencia tecnológica prematura.
  • Mantenerse a la vanguardia. Que sus diseños soporten tanto las tecnologías actuales, como la innovación futura.

Arquitectos, ingenieros y constructores

  • Construir de acuerdo con los estándares y las mejores prácticas de la industria.
  • Utilizar productos y equipos certificados, donde el desempeño y la funcionalidad estén garantizados.
  • Adquirir soluciones con el mejor Costo Total de Propiedad (TCO).
  • Utilizar materiales y componentes de larga vida útil (al menos 25 años), fabricados con materias primas seguras para las personas, los edificios y el medio ambiente.
  • Revertir el Síndrome del edificio enfermo. Dejar de utilizar componentes nocivos como: asbestos, halógenos y algunos metales pesados, entre otros.

Contratistas e instaladores

  • Contar con el respaldo de fabricantes y proveedores líderes del mercado.
  • Demostrar el conocimiento y la ingeniería in-house certificada que les habilite para instalar sistemas técnicos especializados.
  • Implementar y verificar los sistemas, comprobando su calidad y desempeño en el tiempo. Asegurarse que van a ser sostenibles y responsables con el ambiente.
  • Cumplir con cronogramas de construcción cada vez más ajustados.
  • Reducir la mano de obra improductiva en el lugar de trabajo.
  • Simplificar la instalación con soluciones rápidas y sencillas de ensamblar y mantener.

Arrendatarios y organizaciones

  • Aprovechar al máximo el área útil.
  • Contar con espacios dinámicos y flexibles.
  • Aumentar la productividad y creatividad de los empleados.
  • Atraer y retener el talento humano. Es importante recordar que para millennials y centennials la calidad del espacio incide directamente en su desarrollo social.
  • Operar en entornos digitales que faciliten la comunicación de sus clientes y con sus clientes
  • Contar con conectividad potente que asegure un servicio sin interrupciones.
  • Reducir los costos operativos. Esto genera un impacto positivo en las finanzas de las compañías.
  • Mantener la información empresarial en espacios físicos y cibernéticamente seguros.

Propietarios, accionistas y desarrolladores

  • Atraer inquilinos premium con relaciones de largo plazo.
  • Atender las altas expectativas de arrendatarios y usuarios finales
  • Proporcionar una infraestructura de comunicaciones robusta y confiable.
  • Extender la vida útil de sus construcciones.
  • Ofrecer la infraestructura como servicio. Un modelo de alquiler que incluye, además de las oficinas, toda la infraestructura necesaria de energía, agua, aire, redes y equipos de comunicaciones.
  • Maximizar el retorno de la inversión. Poder analizar un payback mucho más corto.
  • Mantener en óptimas condiciones el edificio y sus instalaciones.

Adicional a cumplir con la demanda del mercado, implementando este tipo de sistemas inteligentes, se dará mejor la relación costo-beneficio y, al tiempo, se facilitará la gestión de los espacios, gracias a la eficiencia que pueden brindar las nuevas tecnologías.

Le recomendamos: Pintura, un aliado para la transformación del espacio en teletrabajo