Mientras el país toma medidas para hacerle frente a la expansión del Coronavirus, los efectos económicos tienen a los diversos mercados en un aire de incertidumbre y al sector empresarial en un sinfín de dudas. Coyunturas como las actuales generan un pánico generalizado y los mercados financieros están dentro de los más afectados. Para algunas multinacionales, se encuentra en riesgo la pérdida o aplazamiento de los negocios en curso. 

“La mayoría de agentes económicos tienden a ser más precavidos y a esperar a que la crisis finalice, lo que hace que se afecten los ingresos y la rentabilidad del negocio en el corto plazo”

Daniel Vargas, Director Financiero de CBRE Colombia.

Una voz de alerta ha comenzado a extenderse entre la mayor parte de los economistas e inversores colombianos, especialmente ahora que los casos de contagiados están aumentando velozmente. 

El aspecto que tendrá un impacto fuerte en la economía nacional es el mercado cambiario. El debilitamiento del peso colombiano afecta a las empresas con capital extranjero, que comercializan bienes y servicios con el exterior y a quienes tienen deuda expresada en moneda extranjera. “Lo más importante para nosotros es el capital humano, por lo que hace unas semanas los viajes internacionales fueron restringidos y las reuniones de negocios se están realizando virtualmente. En Colombia, se puso en práctica el plan de continuidad del negocio, bajo el cual se tomó la decisión de darle la opción a los colaboradores de hacer teletrabajo”, señala Vargas.

También le puede interesar: Tres claves para proveer servicios en momentos de crisis

RECOMENDACIONES CLAVES PARA LAS FINANZAS

El director financiero de CBRE, multinacional de bienes raíces, comparte algunas recomendaciones para que las empresas y las pymes afronten de la mejor forma, las afectaciones económicas a causa del virus.

  1. Reducción de gastos: En momentos difíciles las empresas pueden reducir tanto sus gastos fijos (asociados principalmente a gastos del personal) como los variables. Es recomendable atacar estos últimos, ya que son los que se pueden ir ajustando a medida que la empresa se va recuperando y no son de tipo estructural.
  2. Optimizar recursos: Aunque pareciera que los empleados no pueden hacer mucho desde sus lugares de trabajo, sí que podrían generar ahorros para las empresas. Con acciones simples tales como apagar sus computadores a diario, mantener las luces de la oficina que no se están usando apagadas, y utilizar los teléfonos lo estrictamente necesario, contribuyen con ahorros que aunque parecen pequeños, tienen un efecto exponencial a favor de la rentabilidad de las organizaciones.
  3. Ser reactivos: Las Pymes deben desarrollar planes de acción reactivos ante la situación de crisis, garantizando la continuidad del negocio. Por lo anterior, los altos directivos deben actuar pronto y desarrollar estrategias para que sus actividades diarias no se vayan a afectar por la necesidad de trabajar desde casa. 
  4. Siempre ver el lado positivo: El debilitamiento del peso colombiano durante las últimas semanas favorece positivamente a las empresas que venden bienes o servicios al exterior, las cuales deben aprovechar esta coyuntura para cerrar negocios con sus clientes internacionales y para monetizar pagos beneficiando su disponibilidad de efectivo.
  5. Aquellas compañías que importan productos y que tienen deudas con el exterior, se verán afectadas. Este efecto externo es mediante los derivados financieros, pero si las empresas no adquirieron en su momento estos instrumentos de cobertura, se pueden enfrentar a dos situaciones complejas:  cumplir con el pago de obligaciones en el exterior y un gran impacto tanto en su flujo de caja, como en su rentabilidad (deben ajustar sus libros contables por el efecto cambiario).

Lea también: Como afrontar y superar la crisis del COVID-19 desde la industria