Los dos tipos de fisuras más comunes son las estructurales y no estructurales. Las primeras se presentan como deficiencias en el diseño y las segundas son ocasionadas por la contracción del concreto.

Los productos de inyección son soluciones que tienen diversas aplicaciones y características, dependiendo del tipo de fisura.Los expertos de Sika explican los métodos con esta técnica que permiten hacer reparaciones sin costos elevados.

Inyección con boquillas ancladas

Este método es normalmente utilizado para sellar fisuras con presencia de agua. Este problema se presenta en estructuras enterradas que tienen un nivel freático alto y en donde no se tomaron precauciones para que el agua no ingresara al interior de la edificación.

Inyección con boquillas superficiales

Para inyectar una resina epóxica rígida en una fisura inactiva que no tiene presencia de agua,la inyección con boquilla superficial es ideal. Es el caso de la inyección de fisuras en elementos estructurales como vigas, columnas, losas y muros, en donde se necesita recuperar la rigidez y el monolitismo,además de evitar el ingreso de agresores hacia el acero de refuerzo.

Inyección tipo cortina

Esta técnica es utilizada para sellar fisuras con presencia de agua mediante el uso de una resina acrílica flexible. En los sótanos pueden aparecer fisuras en grandes áreas por varias razones como: inadecuado diseño de la mezcla de concreto, mala colocación y compactación del concreto, movimientos del suelo y niveles freáticos altos.

Inyección por gravedad

Se utiliza solamente en las fisuras que presentan los pisos y, como su nombre lo indica, en este caso el método principal no es la inyección sino la gravedad. Las características de este producto permite que se filtre sin necesidad de realizar algún procedimiento distinto al esparcimiento sobre la zona afectada.