Detrás de esta iniciativa se encuentran los estudiantes Juan Sebastián Torres, de Ingeniería Mecánica, Carlos Pérez , de Ingeniería Electrónica, y Valentina Monsalve y Yamid Rivera, de Ingeniería Química, quienes con este proyecto buscaban darle un uso a las cerca de 318 toneladas de residuos de este tipo que se generan a diario en Bogotá.

Los residuos de materiales textiles son 97 % reciclables y según un estudio hecho por los estudiantes de UNAL podrían ser usados para generar placas que puedan servir como aislantes térmicos y sonoros, útiles para la construcción de viviendas y cuartos fríos, entre otras infraestructuras, a un costo más bajo que los productos que se encuentran en el mercado actual, debido a que la materia prima son desechos.

Para el estudio los alumnos reunieron plásticos utilizados y desechos textiles, para molerlos y armar la placa con una prensa hidráulica, comprobando que al incluir los residuos de ropa se ayudaría a recuperar las propiedades mecánicas que pierde el plástico con el paso del tiempo y la exposición a la radiación solar.

Las pruebas se realizaron con el fin de promover estos aspectos para reducir el impacto ambiental de la industria textil a través del reciclaje.

Le puede interesar: Cómo afrontar y superar la crisis de COVID-19 desde la industria