Catalogada como una gran zona de desarrollo y “milla de oro” la Sabana de Bogotá es un punto atractivo para la inversión.

Emerson Escobar, director del proyecto Sabana de Bogotá precisa que esta zona es actualmente un boom inmobiliario para aquellos que buscan rentabilidad. “La Sabana de Bogotá está proyectando un futuro prometedor para invertir o adquirir vivienda con fines habitacionales. Si lo comparamos con Bogotá, por ejemplo, el valor promedio estará muy por debajo de los estratos tres al seis y su rentabilidad en tres años puede estar alrededor del 20 %”, afirma.

En Cundinamarca la vivienda social continúa siendo la protagonista. En los últimos doce meses, a junio, representó el 70,4 % del total de ventas.

Dónde invertir y conocer la oferta

Cota, Tabio y Zipaquirá, son algunos de los municipios que presentan una gran oferta de empleo y proyección de crecimiento para aquella familias y jóvenes que desean vivir cerca a zonas naturales.

Para invertir en proyectos de tipo comercial, Chía y Cajicá son la mejor opción. Actualmente en estos dos lugares se concentra un rápido crecimiento demográfico en torno a sus centros industriales, educativos, comerciales y turísticos, además de estar en medio de dos zonas francas

Del 28 de noviembre al primero de diciembre en el Centro Comercial Unicentro se realizará el III Pabellón Inmobiliario Sabana de Bogotá donde 20 constructoras mostrarán 60 proyectos de tipo habitacional y comercial, realizando así mismo asesorías en tiempo real alrededor de la adquisición del primer o segundo inmueble y planes de financiación donde incluyen descuentos que van desde los cinco a los 20 millones de pesos dependiendo de la propiedad.

Perfil comprador de vivienda

La dinámica de vivienda en la región ha venido migrando, las condiciones sociales y económicas hacen que Cundinamarca y sus corredores en concepción a la capital del país convierten a la región en una oportunidad más atractiva.

El mercado de vivienda ha entendido que hoy en día los hogares son de menor tamaño, y las soluciones habitacionales han mutado a una oferta de áreas privadas más pequeñas, acompañadas de mayores y mejores áreas comunes como piscinas, gimnasios, sky club, terrazas, entre otras.

Según datos del estudio Presente y perspectivas de corto plazo en el sector edificador en Bogotá y la región, de Camacol Bogotá & Cundinamarca, la demanda de vivienda para el perfil de comprador, representada en salas de ventas, se encuentra en una persona entre 36 a 50 años, con un ingreso mayor a cuatro salarios mínimos, con una escolaridad que alcanza un perfil universitario y con conformación familiar de casado. Esto deduce a un comprador maduro con un perfil bueno a acceso a créditos y una intención de vivienda final que de inversión.

quiénes buscan