En contra de la tendencia de los proyectos altos y densos, esta obra residencial que fue desarrollada por Urbana Constructores en Ibagué, se la jugó por las bajas densidades, obteniendo muy buenos resultados.

El proyecto de vivienda Salento, del cual se entregaron sus últimas etapas este año, luego de una comercialización exitosa, va dirigido a un estrato medio y está conformado por ocho torres, cada una de 10 pisos, cuatro apartamentos por nivel.

Ibagué es una ciudad intermedia que se ha vuelto atractiva para la inversión en el en segmento de vivienda. Juan Carlos Cardona Parra, gerente de Urbana Constructores, recuerda que la capital del Tolima, tenía entre cinco y seis constructoras de tradición, y de unos cuatro años para acá se crearon alrededor de 30 empresas locales.

Tan interesante se volvió la zona en la región que llegaron compañías grandes como Ospinas, Amarilo o Colpatria, entre otras, a construir vivienda VIS,VIP, y algunas han realizado proyectos en rangos de estrato 4.

¿Cuáles son los factores que hacen atractiva a Ibagué para la construcción de vivienda?

Ibagué tiene precios interesantes para la adquisición de vivienda; otro factor a favor es su clima cálido sobre todo para la gente que viene de fuera y de temperaturas frías; también influye la cercanía a Bogotá, que con la doble calzada está a dos horas.

¿Hay una sobreoferta de constructoras en Ibagué o existe espacio para más?

Hay espacio en este momento para las constructoras que estén diseñadas para periodos de eficiencia; o sea las que logren ofrecer el mejor producto y precio, son las que van a seguir funcionando; pero creo que sí hay sobreoferta.

¿Cuáles son las tendencias en el negocio de la construcción de vivienda?

La escasez de tierras urbanizables ha hecho que esos territorios tengan muchísimo más valor, y que los constructores en aras de sacar su negocio adelante, hagan proyectos mucho más densos y altos, lo que me parece que no es el camino correcto por el impacto urbano tan grande que tiene ese tipo de desarrollos.

Otra tendencia que se presenta es alargar los ciclos de pago, lo cual es riesgoso, son proyectos a cuatro o cinco años.

Diferenciales de Salento

Su baja densidad, mientras que en Ibagué la inclinación de las constructoras es a desarrollar los proyectos de vivienda con densidades de 300 o más viviendas por hectárea, este tiene 210 viviendas por hectárea.

Otro valor agregado es que las ocho torres se construyeron independientes de tal manera que todas están rodeadas de zonas verdes, lo cual es una condición especial, que las hace ventiladas, iluminadas y privadas.

El urbanismo de Salento es generoso lo cual es fundamental, para que los conjuntos se mantengan, sobrevivan y se valoricen.

Es el primer proyecto en Ibagué en instalar juegos infantiles importados, que ya no están hechos de madera, pensando en su durabilidad; además dentro de los apartamentos tienen una zona de ropas completamente independiente, iluminada y ventilada.