El Valle del Cauca fue uno de los lugares que ayudó al crecimiento del sector constructor en el 2016, ya que representó $3 billones para el mercado. Esto alcanzó para que la industria repuntara en el Producto Interno Bruto en un 15%.

La expectativa para este año es que se mantenga intacta esta cifra de crecimiento en esta región gracias a que se espera un buen ritmo de vivienda, menores tasas para el crédito hipotecario, mayor inversión en obra pública de la nación y del territorio local y regional, y nueva ejecución de los recursos de regalías.

Además, algunos bancos del país han reducido sus las tasas de interés para crédito hipotecario, lo que unido a los subsidios que mantiene el gobierno son un estímulo a la demanda de vivienda. Instituciones como Davivienda bajaron la tasa de 12,31% hasta 9,75%. Bancolombia la tiene en 9,6% y el BBVA cuenta con tasas desde 9,20%.

Esto anima a los constructores para desarrollen nuevos proyectos. Se estima que este año se venderán en el Valle más de 20.000 viviendas. Además, se ejecutarán cerca de $131.000 millones de pesos para realizar proyectos como: mantenimiento de la carretera Cali-Loboguerrero, rehabilitación de vías a lo largo del territorio regional, el mantenimiento del corredor Buenaventura-Loboguerrero, sector Citronela, entre otros.

La administración de Cali, por otro lado, tiene asignado para la ejecución de las obras en la vía a Pance cerca de $21.000 millones para este año. Otros $15.000 millones para el mejoramiento de vías de la ciudad y $46.000 millones para la prolongación de la avenida Ciudad de Cali.
De esta manera, hasta el primer trimestre de este año se lanzaron en el Valle del Cauca, 4418 proyectos de vivienda, lo que significa un crecimiento del 62% en nuevos planes de construcción en referencia con el mismo periodo del 2016.

Asimismo, según Camacol, se iniciaron obras para la construcción de 7895 viviendas al mes de mayo de 2017, lo que representa el 63% de crecimiento frente al año anterior.

“Una casa o apartamento demora en construirse como mínimo unos seis meses, lo que significa que tenemos aseguradas obras en lo que resta del año, hay garantía de que la construcción demandará productos y servicios en diferentes etapas, en porcentaje casi el doble del año pasado para el caso de la vivienda de interés social (VIS)”, afirmó el economista Julio Escobar en una entrevista para EL PAÍS.

La construcción de otras obras civiles, como las pertenecientes a las vías de cuarta generación ayudará a darle otro empujón al sector constructor en el valle. Se trata de la construcción de la carretera Mulaló que suma a la región cerca de 37 obras entre puentes y viaductos.

Otros recursos que pueden mantener el buen curso del sector constructor en esta región del país son las regalías que dará el gobierno para la construcción de vías terciarias. Aproximadamente serían $100.000 millones de pesos que estarían disponibles para la ejecución de las obras.

Esto refleja que el sector constructor está en crecimiento y seguirá siendo uno de los grandes jalonadores de la economía y del PIB en Colombia.

Información tomada de: EL PAÍS.COM