empeloconstruccion

Foto: Juliana Lopera

 

Tasa de desempleo del país a marzo del presente año se mantuvo en tendencia positiva mostrando una reducción de 0,2 puntos porcentuales frente al mismo periodo del año anterior. Sin embargo, en el sector de la construcción el número de empleados se redujo en 87.000 personas en las principales ciudades del país.

 

En el caso particular de Bogotá la reducción de la mano de obra del sector fue de -27%, representado en 74.000 puestos menos.

 

Los recientes resultados publicados hoy por el Dane para el mes de marzo de 2013 muestran que la tasa de desempleo del país sigue con resultados positivos. En el mes, el desempleo fue de 10,2% cifra inferior al registro de un año atrás y al del mes anterior cuando se reportaron tasas de desempleo de 10,4% y 11,8% respectivamente. Este resultado contrasta con la generación de empleo del sector de la construcción, donde en el último año se redujo en 13% el número de ocupados.

 

Con las cifras publicadas hoy por el Dane, Camacol, ve aún más importante la puesta marcha del Plan de Impulso para la Productividad y el Empleo, (PIPE). Es la oportunidad para dejar de perder empleos y comenzar una verdadera activación de la cadena de valor de la construcción que responda a los objetivos del Plan, dijo la presidente Ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez.

 

A nivel regional, la caída en la ocupación sectorial fue explicada en un 85% por los resultados observados en Bogotá, donde el número de empleos directos en el sector pasó de 275.000 a 201.000 en el último año. En las demás ciudades se presentó un ajuste con resultados diferentes, donde se destaca el aporte de Cali, Ibagué, Bucaramanga y Cartagena que generaron en conjunto 12.000 nuevos puestos de trabajo.

 

De no haberse dado la contracción observada en el empleo sectorial en la ciudad de Bogotá, la tasa de desempleo en el país pudo haberse reducido en al menos 0,3 puntos porcentuales adicionales; de ahí la importancia de impulsar la actividad en la ciudad y lograr el efecto deseado de las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno Nacional, agregó Sandra Forero Ramírez.

 

Según las cifras de la actividad de Camacol, el número de unidades de viviendas que se dejaron de construir el último año, correspondientes a más de 10.000 unidades, son la evidencia de lo que refleja hoy la problemática de ocupación en el sector. Es urgente que la Administración de Bogotá se comprometa y tome las medidas necesarias para habilitar el suelo, reponer la oferta y permitir la ejecución de los proyectos, con los efectos positivos esperados en el empleo de la actividad.