El presidente de Cementos Argos, Juan Esteban Calle, en una entrevista para Portafolio hizo un llamado sobre los problemas que se están presentando en el país por el ingreso de cemento que no cumple con las normas técnicas de sismoresistencia y calidad.

Estableció que ahora que se está hablando de vivienda segura, se debería tener en cuenta estos materiales para que cumplan con los establecido por la ley, ya que muchos de ellos afirma que no están pagando arancel. Si no se tienen en cuenta estos parámetros, no se puede cuidar al consumidor con el uso de material certificado, ni realizar construcciones seguras.

La ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, ya había asegurado en una entrevista para este mismo medio que “no hay reglamento técnico para el producto en sí, por lo que se debe aplicar el reglamento para el modo en que se transporta el producto”.

De esta manera, está llegando el cemento a granel, sin empaque y sin restricciones a los puertos más importantes del país. Lo que afecta también al medio ambiente.

Por otro lado, Víctor Pavón Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics, estableció que “en la medida en que las mejores prácticas internacionales para el manejo del producto, la calidad y la protección al ambiente no sean homogéneas en toda la industria, las empresas colombianas que hoy producen y distribuyen, bajo los estándares más altos del mercado, están siendo sometidas a competencia desleal, vía la importación de producto fuera de estos mismo estándares”.

Por eso, la apertura de Colombia hacia nuevos mercados en el mundo debe estar encaminada a fortalecer la industria nacional, pero no debe permitir que se generen riesgos por esto. Tener una competencia desleal no potencializa la economía del país, como tampoco es beneficioso que la construcción de viviendas tengan como cimiento un producto que no cumple con la normativa y que genera un impacto ambiental por su mala manipulación en los puertos y las vías del país.

El llamado que realizan las industrias no es a que se disminuya la cantidad de competencia, sino que está sea leal y homogénea, a la vez que se rija bajo unos mismos estándares de calidad. Alrededor del 55% de la demanda de este producto en el país es abarcado por las importaciones de cemento de otros países, por lo que el gobierno debe empezar a regularlo más, ya que si no lo hace, esto puede traer consecuencias graves como el desplome de un edificio.

Como constructores, se debe promover la utilización de productos que estén acorde con la normativa técnica y de calidad, y que apoye a la industria nacional sin hacerle daño al medio ambiente. Recuerde el refrán que dice: “lo barato sale caro”. Si usted apoya la compra de estos malos productos también es responsable de las consecuencias que pueda traer su aplicación en las obras.