Actualmente, se estima que un edificio arroja cerca de 10 y 15 kilos de CO2 cada tres minutos, además, el 70% del consumo de energía de estas construcciones es causado por iluminación, ventilación y aire acondicionado.

Por lo tanto, empresas como Thermaflex le apuestan a la generación de productos con el mínimo impacto ambiental. Esta empresa, tiene su sede principal en Holanda y al país entraron hace tres años, enfocan sus esfuerzos en dos recursos, agua y energía, y sus dos negocios principales son: aislamientos térmicos, y tuberías desnudas y pre- aisladas.

Tuberías Flexalen con 50 años de vida útil

La tubería Flexalen, es ideal para sistemas de calefacción y aire acondicionado, además es ideal para los servicios urbanos de agua caliente y agua helada, de fontanería y aplicaciones Geo térmicas, ya que minimiza la perdida por transferencia de calor, lo que la hace eficiente desde el punto de vista energético, al estar fabricadas como sistema con Polibuteno y Poliolefinas como material base.

Una de las características principales de este producto es su vida útil cercana a los 50 años y que puede ser reciclada.

En los sistemas de climatización, por ejemplo, cuando se desea tener una temperatura de confort de 22°C en un recinto cerrado, y se tiene una temperatura exterior de 32°C, al aire exterior debe ser inyectado aire con temperaturas aproximadas de 42°C para poder lograr la condición de climatización deseada; Y es entonces cuando la eficiencia de las soluciones con relación a distribución de energía térmica tienen mayor relevancia, dado que esto es lo que implicara que haya  mayores o menores consumos de energía, y por tanto de facturación.

“Nuestras soluciones de distribución energética para climatización pueden generar ahorros de hasta un 50% en comparación a los sistemas tradicionales. Llegando en algunos casos a ahorros anuales entre $100 y $200 millones”, afirma Juan Camilo Amaya Castro, Gerente de Mercadeo para LATAM.

Aislamiento térmico Thermasmart-Pro, gran ahorrador

En cuanto al aislamiento térmico tradicional,  “Cuando hay demasiada humedad. Se crean bacterias, moho y demás, lo cual puede influir de manera negativa en la salud de los ocupantes de los recintos climatizados, además de tener mayores costos energéticos. Es ahí cuando entramos nosotros, dado que nuestros productos son inocuos, hidrófugos, y con la resistencia mecánica suficiente para evitar rasgados severos y consecuentemente de perdida de barrera de vapor, impidiendo así la condensación, la acumulación de agua y la generación de bacterias, evitando riesgos y costos innecesarios en la operación, y asegurando la vida útil del sistema” comenta el Ingeniero Martín Villareal.

Las soluciones ofrecidas por Thermasmart-Pro se pueden incorporar siempre para refrigeración, aire acondicionado, ventilación, instalaciones sanitarias, servicios hidráulicos, así como para sistemas de calefacción central, lo que permite su incursión en casi la totalidad de la construcción, lo que a su vez asegura un lugar responsable para vivir y trabajar.

Amaya, afirma que la razón por la que ingresaron al país, es por las condiciones de la economía y por el potencial de desarrollo que presentan los mercados de interés para Thermaflex, y agrega que: “hoy en día estamos más cerca de indicadores de primer mundo. Las políticas de inversión son diferentes, lo que genera que las industrias evolucionen, y el mismo mercado sea más consciente y pida el cambio. Además, Colombia es una puerta de entrada para Suramérica y ofrece las condiciones suficientes y necesarias para satisfacer necesidades y cubrir otros lugares”.

Finalmente, estos productos se han concebido para ser ambientalmente sostenibles, y en razón de esto ayudan con créditos para las Certificaciones LEED de edificaciones. “Todo lo que hacemos es sistémico, eficiente, responsable y sostenible”, concluye Amaya.