La domótica y las luces Led continúan ampliando su mercado y la tecnología en electricidad sigue evolucionando para garantizar mayor protección para instaladores y usuarios. Aquí le contamos qué es tendencia en estos temas. 

PISCINAS INTELIGENTES

tendencias en lucesCada vez crece el nicho de usuarios que es amante de la tecnología y la practicidad: la domótica sigue pisando con fuerza en los hogares y por eso su tarea es continuar captando este amplio mercado y satisfaciendo sus necesidades.
En ediciones pasadas hablamos sobre las ventajas de ofrecer en su portafolio viviendas ‘domotizadas’, pero no abordamos los acabados para piscinas privadas controladas o manipuladas a través de este sistema.

¿Cuáles son las características más pedidas y cuáles son las ventajas de contar con una piscina domotizada? En Obra le explica algunas de ellas:

  • En términos generales, se puede controlar la iluminación, la temperatura del agua, el sistema de filtración y de bombas y la dosificación.
  • Ahorra tiempo de mantenimiento.
  • Automáticamente detecta cuándo se debe filtrar. Si se cuenta con el sistema completo, a través de válvulas  eléctricas el enjuague y el lavado se activan con tan solo oprimir un botón.
  • No solo se podrán encender y apagar las luces de la piscina desde un dispositivo móvil, sino que se podrá recrear escenas de colores, que irán cambiando de acuerdo a lo que el usuario elija.
  • Si la piscina cuenta con un sistema de chorros, su intensidad y presión del agua se podrán manipular desde un teléfono o tableta. Pueden utilizarse, bien sea, como una opción de masaje o como elemento decorativo. 

En Colombia, la adecuación de piscinas en viviendas ha crecido en los últimos tres años en un 40 o 50%. Por eso, varias empresas expertas en su construcción han incluido la automatización de las piscinas dentro de su portafolio, con el fin de darle nuevas opciones a los usuarios y estar a la vanguardia de la tecnología.

Redes Eléctricas 

Las redes eléctricas de cualquier construcción deben ir cubiertas, por lo general, por tubos que las protejan, y sus características varían dependiendo del lugar si es al aire libre o empotrado, de la cantidad de cableado que va dentro del ducto o la tubería y de las condiciones de adecuación. Manuel Hernán Ávila, ingeniero electricista de Cam Colombia, empresa multinacional de servicios eléctricos, nos cuenta qué tipos de tubos y materiales son los que más se usan en el mercado hoy en día, para que usted escoja el más apropiado dependiendo de sus necesidades.

PVC, EL MÁS USADO

  • Es el tipo de material más usado por ser termoplástico, resistente y rígido.
  • Se utiliza, especialmente, en ambientes húmedos.
  • Es autoextinguible.
  • No se corre y es muy liviano.
  • Los tubos de PVC van, principalmente, empotrados en concreto, suelos, techos y paredes o en zonas húmedas o superficies, según las limitaciones térmicas o mecánicas.

OTRAS REFERENCIAS

  • Tubos EMT: son metálicos y se utilizan mucho en instalaciones eléctricas comerciales o industriales.
  • Tubos IMC: son tubos galvanizados, mucho más resistentes, vienen ya enroscados y sirven para aplicaciones que necesitan de más fuerza.
  • Tubos flexibles metálicos: son ideales para curvaturas pero no se recomiendan para zonas húmedas pues como no son herméticos, no cierran en su totalidad.

Tenga en cuenta que para la protección de redes eléctricas, la norma que aplica en Colombia es el Retie, reglamento técnico en instalaciones eléctricas.

CUIDADOS Y MEDIDAS PREVENTIVAS


Los cables eléctricos están expuestos a agresiones mecánicas en las obras. Por tanto, debemos fijar nuestra atención en su estado de conservación. En caso de deterioro no deben de repararse con cinta aislante, debido a que dicho producto se degrada con el tiempo y las condiciones climatológicas, no asegurándose, por tanto, su estanqueidad.

Las reparaciones solo las realizará personal autorizado y con sistemas que garanticen una protección eficaz. Para
evitar estas agresiones a los diferentes cables, se pueden tomar medidas como el soterramiento de los mismos y, en la medida de lo posible, realizar instalaciones aéreas, las cuales deberán estar a una altura mínima de 2 m. También es posible que dichos cables sufran deterioros debidos a una sobreintensidad. Esto es debido a que se hace circular por ellos una intensidad superior a la que están diseñados para soportar.