 Para impulsar la felicidad de los trabajadores se requiere identificar sus fortalezas, generar seguridad psicológica, alentar hábitos saludables y motivarlos a tomar pausas activas durante su jornada.

En el último día del Congreso Colombiano de la Construcción 2020, realizado este año de manera virtual, la agenda académica se enfocó en la importancia del bienestar y la felicidad en la gestión del talento humano, en medio de la actual coyuntura, con la participación de Tal Ben Shahar, autor y profesor del curso más popular en la Universidad de Harvard sobre Psicología Positiva, y Dave Ulrich, profesor de la escuela de negocios de la universidad de Michigan y cofundador del grupo BRL.

“Con estos dos importantes expertos buscamos darles a nuestras empresas del sector herramientas para avanzar y adaptarse a la nueva normalidad, teniendo como foco el principal y más importante activo: los trabajadores. Este es un sector con alta rotación de la mano de obra, pero necesitamos que eso se dé con ascenso social y profesional. Por eso, tenemos como pilar la formación y le hemos apostado a nuestro Catálogo de Cualificaciones, con el que ya tenemos las 35 cualificaciones clave que requieren para ser más productivos y mejorar su empleabilidad” afirmó Sandra Forero Ramírez, presidenta de Camacol.

Durante su conferencia “La ciencia de la felicidad: estrategias de liderazgo para el éxito en tiempos difíciles”, expuso su teoría de la felicidad analizando el impacto que tiene este sentimiento en la productividad y el liderazgo empresarial.

Las organizaciones deben ayudar a sus empleados a identificar los puntos en común entre lo que es significativo para ellos, lo que les resulta placentero y cuáles son sus fortalezas. Encontrar este punto medio y actuar en consecuencia conducirá a la felicidad individual y a niveles mucho más altos de productividad, creatividad y éxito”,mencionó.

Presentó una serie de recomendaciones para que las empresas impulsen la felicidad en sus trabajadores, para motivarlos y ayudarlos dar un mejor desempeño. Primero, las empresas deben ayudar a sus empleados a identificar y ejercitar sus fortalezas, pues las personas que conocen y utilizan sus fortalezas son más felices, están más motivadas y tienen más éxito en el lugar de trabajo.

En segundo lugar, es importante impulsar la Seguridad Psicológica, que es la confianza de que ningún miembro del equipo se sentirá avergonzado o castigado si habla, pide ayuda o fracasa en una tarea específica. En tercer lugar, se debe alentar a los empleados a hacer ejercicio con regularidad, pues el lugar de trabajo será un lugar más feliz, más creativo y menos estresante si los empleados comienzan un régimen de ejercicio físico. Y finalmente, es importante animar a los empleados a tomar descansos regulares durante el día, y luego tener tiempo para recuperarse cuando estén en casa.

Estar conectado todo el tiempo no es útil para el empleado, ni para la organización. Necesitamos recargar nuestras baterías psicológicas. La creatividad y la productividad de hecho tienden a bajar cuando no hay tiempo para recuperarse durante el día”, agregó Shahar.

Al hablar de los líderes empresariales, el experto resaltó que aquellos líderes que son empáticos, sensibles y humanos, no solo logran adaptarse más fácil a los cambios y tiempos difíciles, sino que logran liderar mejor sus equipos. Además, se refirió al liderazgo de servicio, en el que el líder se ve a sí mismo como empleado que presta un servicio, siendo esta una herramienta fundamental en tiempos difíciles.

Por su parte, Dave Ulrich, profesor de la escuela de negocios de la universidad de Michigan y cofundador del grupo BRL, en su conferencia denominada “Pensemos en el bienestar: Gestión del talento humano en la nueva normalidad”, afirmó que la principal fuente de bienestar para los trabajadores es ser una empresa exitosa, pues eso les da seguridad, tranquilidad y felicidad a las personas.

Aseguró también que, para mejorar la experiencia de los trabajadores en medio de la actual coyuntura, las empresas pueden trabajar en tres pilares:  ayudar a los empleados a encontrar significado y propósito del trabajo que hacen; asegurar que los empleados puedan aprender y crecer con lo que hacen; y crear relaciones personales positivas y comunidades organizacionales sanas. 

Cuando existen estas tres condiciones, los empleados pueden superar el malestar por pandemia que afecta a casi todos.  Mejorar la experiencia de los empleados tiene un impacto positivo en la experiencia del cliente, la confianza de los inversionistas y nuestra reputación en la comunidad” afirmó el experto.