No es un secreto que el aislamiento preventivo a causa del COVID-19 ha cambiado las dinámicas comerciales. ¿Cómo va el segmento inmobiliario? Se lo contamos.

Si bien la construcción de obras de salud o la intervención de obras civiles y de construcción que presenten riesgos de estabilidad técnica son una excepción al decreto de aislamiento nacional, sobre el sector inmobiliario en general recaen diferentes consecuencias por la medida, debido a que requiere de procesos y transacciones presenciales.

Siendo así, comprar o vender apartamento, casa o cualquier inmueble no se puede hacer de la misma manera que antes. En tanto, Sebastián Noguera y Brynne McNulty Rojas, creadores de la plataforma digital para compra y venta de inmuebles Habi.co, realizaron una encuesta a más de 160 personas de la industria, entre las que se encuentran agentes independientes, inmobiliarias y constructores.

A continuación encuentre tres efectos, de acuerdo con la encuesta, en que las personas expresaron su opinión sobre cómo transcurren los negocios de bienes raíces en Colombia en esta fase del COVID-19.

1. Consecuencias

Las empresas que requieren que sus clientes hagan procesos, desplazamientos y transacciones presenciales, como las del sector inmobiliario, se verán afectadas. Es decir, si las personas no pueden salir, tampoco pueden visitar propiedades en venta, ir a las notarías, hacer procesos legales, mudarse o remodelar. Todo esto reducirá el número de compradores y, por tanto, el número de transacciones inmobiliarias.

Sin embargo, esto puede ser una oportunidad, de acuerdo con los creadores de Habi.co: “para nosotros ‘estar en casa’ no es una limitación, es la oportunidad de crear y desarrollar productos inmobiliarios tecnológicos que ayuden a las personas a comprar y vender propiedades”, aseguraron.

2. Inversiones

Según la encuesta, los inversionistas invertirán más en finca raíz, teniendo en cuenta que este tipo de transacción es más estable, pues su rentabilidad no suele caer como en los dinero de fondos de renta fija o variable.

Comprar propiedades en medio de esta crisis con fines de inversión puede ser un negocio con buen futuro. Los precios van a bajar y la oferta aumentará ya que muchos necesitarán tener liquidez y saldar deudas. 

Aunque hasta el momento solo el 20 % de los encuestados reporta que alguno de sus clientes decidió bajar el precio por la coyuntura, en caso de agravarse la situación, el 50 % recomendaría a sus clientes bajar el precio de los inmuebles. Esto podría generar ventas más rápidas y reducir un poco la iliquidez del mercado, según la encuesta.

3. Transformación

La tecnología está a la mano de las empresas. De hecho, algunas han habilitado visitas virtuales a las propiedades —con vistas 360°, acercando al comprador a una vista más real— y otras han aumentado la pauta online.

La demanda de internet en estos días de aislamiento permitirá que más personas conozcan sus inmuebles. En este sentido, los negocios que utilizan tecnología como su herramienta principal antes de esta coyuntura serán los preferidos de los clientes.

También le puede interesar: Especial: la industria le hace frente a la pandemia