Por: Ingeniero Luis Guillermo Aycardi
Cofundador y miembro del Consejo Directivo Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito

Actualmente las construcciones de concreto en el país están presentando graves errores a raíz del volumen de las mismas y de la celeridad con la que se están trabajando.

No hay la debida atención, cuidadosa y permanente, que exigen los diseños que se presentan para la ejecución de las obras. Quiero llamar la atención al descuido, cada vez más frecuente, en la colocación de los refuerzos estructurales en placas, vigas y columnas.

Frecuentemente encontramos placas, como lo muestra la figura 1, donde se identifica la armadura.

La situación que presentan algunos garajes subterráneos de edificios es de tal gravedad, que están ocasionando daños a los vehículos. Para evitarlos, se están haciendo instalaciones de conducción de las aguas que se terminan filtrando a través de las placas fisuradas ocasionando corrosión del refuerzo. Así lo muestra la figura 2.

Las figuras 3 y 4, muestran igualmente las armaduras expuestas y ya peligrosamente afectadas de vigas y columnas.

El descuido es cada día más frecuente; no estamos prestando atención a la posición de la armadura que se solicita en los planos, no se está empleando ninguno de los muchos dispositivos disponibles en el mercado para garantizar su correcta localización y no se está haciendo control de lo que ocurre durante el proceso de vaciado del concreto.

Desafortunadamente el resultado no solamente es rechazable estéticamente; lo más grave es que está poniendo en peligro la seguridad de las construcciones y por ende la de sus habitantes. Reflexionemos y actuemos con responsabilidad.