Chile, el principal país productor de cobre del mundo, innova con usos alternativos del cobre.

La salud de las personas está expuesta a agentes contaminantes. Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 80% de las enfermedades se transmiten vía contacto.

Con el fin de dar solución a este riesgo de salud pública, en el año 2015 nace Copptech en Chile, con una tecnología elaborada a base de cobre y zinc. Su efectividad bacteriana y fungicida es del 99,9%. Es aplicable a productos como textiles, resinas, gomas, poliéster, polímeros, nylon y PVC, entre otros.

“En el primer año, estaremos enfocados en proveer al mercado textil colombiano y al de productos plásticos. De hecho, ya hay negociaciones y desarrollos de pruebas con compañías líderes en textiles, industrias de productos plásticos y para la construcción. Creemos que tendremos muy buenos resultados en el futuro y podremos llegar a otros tipos de industrias, pues la tecnología tiene amplias posibilidades de uso”, aseguró Manuel José Bauzá, Gerente General de Copptech.

A través de un modelo de distribuidores exclusivos, Copptech está expandiéndose a distintos mercados en los 5 continentes y ya cuenta con distribuidores exclusivos en Chile, Perú, Corea, España, Francia, Alemania y Reino Unido.

La empresa chilena espera cerrar negocios por cifras cercanas a los tres y cuatro millones de dólares entre el 2018 y el 2019.

La efectividad antimicrobiana de todos los productos de Copptech que salen al mercado, es certificada internacionalmente por reconocidas entidades como la francesa Société Générale de Surveillance (SGS), la alemana TUV Rheinland y la Universidad de Chile.

 

(También le puede interesar: Acero, un material infaltable en su construcción)

 

Algunos materiales de construcción donde se aplica la tecnología antimicrobiana son:

  • Melaminas
  • Tableros OSB
  • Concreto
  • Cerámicas
  • Mortero
  • Interruptores eléctricos
  • Cubiertas de cuarzo
  • Tuberías

El efecto “long lasting” de esta tecnología, hace que sus características permanezcan durante toda su vida útil, generando un alto valor diferenciador percibido por los consumidores, a un precio competitivo.