VA06

La compañía Vidrio Andino se permite aclarar que destaca su concepto de seguridad con los vidrios laminados y los vidrios templados.

La gran resistencia y transmisión de la luz que lo caracterizan, hacen que este material hoy tenga usos diversos en las edificaciones, tanto en espacios interiores como exteriores.

Cerca del año 1.200 a.C., el imperio egipcio y la antigua Mesopotamia desarrollaron una industria que llegó a sus tierras gracias tal vez a artesanos asiáticos: la fabricación de vidrio. La tarea, entonces, estaba principalmente encaminada a desarrollar objetos para la realeza y con una función decorativa, que con el paso del tiempo fue encontrado otras aplicaciones a mayor escala, con lo que ha alcanzado tal nivel de desarrollo que en la actualidad se ha consolidado como una de las industrias con más campos de acción en el mercado internacional.

El vidrio un material cuyo principal componente es la arena de sílice hoy tiene usos tan diversos en áreas como la decoración, la disciplina científica, la industria óptica, el sector automotor, en elementos utilitarios y en otras más, que lo han llevado a un alto grado de desarrollo y de innovación de sus presentaciones.

Aplicaciones y características

En lo que tiene que ver con el sector de la construcción, el empleo del vidrio hace mucho tiempo dejó de ser meramente usado en los ventanales de cada inmueble y ha llegado a imponerse en fachadas, ascensores y en espacios interiores, como escaleras, oficinas y pasillos.

Por ello, cada pieza de vidrio, de acuerdo al destino industrial que tenga, pasa por un proceso de producción específico, que define sus características y atributos, para garantizar que su desempeño sea el requerido por el cliente.

De esta manera, hoy en el mercado existen distintas clases de vidrio tales como, el flotado el más usado en la construcción que se caracteriza por tener un significativo grosor de manera uniforme en toda la pieza, gracias a que es fundido con estaño. De acuerdo, con la empresa Crystal Products, compañía especializada en la comercialización de vidrios para la industria automotriz y el sector arquitectónico, en lo que tiene que ver con fachadas para grandes edificaciones hoy precisamente se están usando las denominadas fachadas flotantes, que aprovechan características del cristal, como la resistencia y la transmisión de la luz, para lograr espacios más limpios y frescos, así como gran transparencia, que permite el total aprovechamiento de la luz natural.

Pero el vidrio flotante no es el único que se impone en las edificaciones que se desarrollan actualmente en el país. La compañía Vidrio Andino explica que también es de gran aplicación el vidrio templado, no solo en el sector automotriz, sino que en los espacios arquitectónicos ha tenido un gran auge por su gran resistencia, pero sobre todo, porque en caso de romperse, se fragmenta en su totalidad en pequeños trozos, sin aristas cortantes.

Esta clase de vidrio se usa principalmente en puertas, divisiones para baños y grandes ventanales, por la seguridad que ofrece.

Pero si de seguridad se trata, la estrella de este segmento es el vidrio laminado. Al ser producto de la unión de varias láminas de cristal, es mucho más resistente a romperse y, si llegase a hacerlo, es mucho más difícil de traspasar, toda vez que los trozos permanecen unidos a la lámina de PVB (plástica), que es la que se encarga de unir todas las láminas.

Las puertas de seguridad y los ventanales antirrobo son los principales elementos que tienen este tipo de material. No obstante también se ha puesto de moda en las fachadas y otros elementos de inmuebles de compañías que priorizan la seguridad, en zonas como pasillos y pasamanos o grandes espacios, como centros comerciales, entre otros.

El vidrio armado y con alambre, por su parte, se caracteriza por tener insertada una malla de alambre que retiene los pedazos de cristal en caso de que se rompa, y demora la caída de los mismos de manera temporal.

Este tipo de cristal está destinado principalmente a ser usado en espacios como instituciones educativas, hospitales, así como edificios de entidades públicas, donde el tránsito de personas es elevado y se debe garantizar su seguridad, al no tener control de cada una de ellas.

Aislamiento acústico y térmico

El avance de la industria del vidrio también ha logrado desarrollar cristales específicos para a aislar en diferentes espacios factores como el ruido o la temperatura.

De acuerdo con la empresa Galería del Vidrio S.A./ Glasstech Tecnología en Vidrios y Ventanas S.A. que ha trabajado con varias constructoras del país en proyectos que requieren este tipo de aislamiento hoy se usan cerramientos o cristales termoacústicos, caracterizados por ser la unión de dos páneles en cristal laminado, que generalmente se encuentran separados por una cámara de aproximadamente 10 milímetros, sellados de manera hermética y al vacío.

Cuando se utilizan cristales laminados, en su composición, se logran mejores comportamientos acústicos. Cuando se usan cristales reflectivos dentro de su composición, mejoran su comportamiento térmico. Ayudan a reducir el consumo de energía al reducir ya sea el uso de aire acondicionado o calefacción, explican.
Estos páneles acústicos son implementados con frecuencia en auditorios, salones de conferencia, el sector hotelero y torres de oficinas.

Combinación en fachadas

En Colombia, el vidrio ha encontrado en los páneles de aluminio compuesto uno de sus aliados más frecuentes para lo que tiene que ver con fachadas, principalmente de imagen corporativa y arquitectónica.

Las características de estas fachadas dependen de las necesidades de cada proyecto. Según explica el gerente de la empresa Inacril, Juan Manuel Torres, para cada tipo de fachada hay unas especificaciones de material mínimas recomendadas, que van desde el ACM (aluminio compuesto, por sus siglas en inglés) con dos tapas de 0.5 mm de aluminio, relleno Fr (retardante del fuego), hasta láminas muy delgadas con caras de 0.3 mm de aluminio y pinturas para interiores tipo poliéster. En los procesos de instalación existe una muy amplia variedad de sistemas que se diseñan de acuerdo a las necesidades de cada proyecto. Tener en cuenta todas estas variables es vital para garantizar el producto.

En la combinación de este material y el vidrio se deben tener en cuenta también factores como cargas y vientos, para definir la especificación del material apropiado que se va a emplear.

Este tipo de fachadas se combinan con vidrio, siendo un complemento ideal para el sistema completo de imagen exterior. Y es claro que las posibilidades de combinarse estándadas por el diseño y la imaginación de los arquitectos y diseñadores, concluye Torres.