76 mil familias se han visto beneficiadas de los subsidios para compra de vivienda. En solo dos años se han entregado el 67% del total de subsidios del programa Mi Casa Ya.

Durante la sesión de cierre del Congreso Colombiano de la Construcción 2020, el presidente de la República Iván Duque Márquez, destacó los avances y logros en materia de acceso a la vivienda en los últimos dos años y ratificó el compromiso de su Gobierno con fortalecer el desarrollo y acceso a la vivienda, como principal motor de la reactivación económica del país.

“Nuestra meta es que Colombia sea un país de propietarios, porque eso significa progreso y transformación social”, aseveró el mandatario. Destacó que durante sus dos años de Gobierno se ha logrado avanzar de manera importante en este objetivo gracias a programas e iniciativas que buscan que las familias puedan sustituir el pago de su arriendo por la cuota de su vivienda.

“En solo dos años hemos entregado el 67% del total de subsidios del programa Mi Casa Ya, llegando a 76 mil familias. En mayo anunciamos 100 mil nuevos subsidios VIS y a hoy ya hemos entregado 15 mil. Nuestra meta en subsidios concurrentes es entregar 13 mil, ya vamos en 7 mil. Los subsidios No VIS son una realidad y ya entregamos el primero. Además, destinamos 3 billones para garantías inmobiliarias para soportar 54 mil operaciones”, agregó.

El ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, destacó al sector edificador como protagonista de la reactivación económica, resaltando las acciones que desde el Gobierno Nacional se han tomado para impulsar su desarrollo.

Medidas para el reinicio rápido de actividades, nuevos 200 mil subsidios para la compra de vivienda y la nueva línea de garantías para créditos VIS y No VIS, son algunas de las estrategias con las que se apuesta a que el sector deje un legado sin precedentes para el país.

“Nuestro objetivo es llegar por primera vez a vender más de medio millón de Viviendas de Interés Social. Para lograrlo, hemos aumentado el ritmo de asignación de subsidios, incrementamosel tope VIS en 45 municipios y de VIP en todo el país y desarrollamos una efectiva estrategia de habilitación de suelo para el desarrollo de proyectos de alto impacto”, afirmó el ministro.

Además, resaltó la importancia de promover el crecimiento urbano ordenado para el desarrollo del país. Siendo esta otra de las prioridades del Gobierno, se viene trabajando en tres frentes estratégicos: incentivar el uso de instrumentos de financiación para el desarrollo urbano, facilitar la actualización de los POT y profundizar la estrategia de equipamientos sociales.

Por su parte, la presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez, exaltó que más allá de las métricas e indicadores, hay elementos innegables que hacen de la vivienda un poderoso instrumento de política social. “Cada vez que construimos una vivienda, construimos el espacio para que un hogar, se desarrolle, promueva su ascenso social, se aleje de la vulnerabilidad y la pobreza, satisfaga un gran número de necesidades básicas y, sobre todo, cree tejido social y comunitario. Cada vez que construimos una vivienda estamos fortaleciendo el patrimonio de los hogares, estamos asegurando su protección y estabilidad económica, estamos originando un círculo virtuoso de bienestar integral para los colombianos”, afirmó.

La dirigente del gremio expuso una serie de propuestas orientadas a aumentar la oferta de proyectos y la inversión de las empresas, que permitirán seguir garantizando a los colombianos el acceso a la vivienda y continuar impulsando el sector edificador.

Por un lado, se propone acelerar la disponibilidad de suelo urbanizable abriendo la posibilidad de incorporar de manera ágil nuevas zonas con potencial de desarrollo; por cada hectárea de suelo que los municipios habiliten para el desarrollo urbano formal, se brinda a 120 hogares acceso a vivienda y se crean 490 empleos. Por otro lado, es importante fortalecer la inversión en infraestructura urbana y equipamientos a través de recursos de regalías, Asociaciones Público-Privadas y la definición de pliegos tipo.

Otra de las propuestas es profesionalizar el mercado de vivienda en arrendamiento en el país, mediante el desarrollo de proyectos mutifamiliares exclusivos para la renta; pues el 44% de los hogares habitan bajo arrendamiento y es un mercado que suma un equivalente cercano a tres puntos del PIB anualmente, pero solo una fracción de estos recursos está bajo el régimen formal en materia legal y tributaria. Y, una última propuesta busca desarrollar un programa para exportar vivienda nueva para que cerca de 5.000 millones de dólares de colombianos residentes en el exterior o extranjeros pueden entrar al país anualmente, lo cual permitiría aumentar las exportaciones en cerca de 14%.